ENTREVISTA: Cuba y China son dos países con convergencia de objetivos, afirma experto cubano

Por Raúl Menchaca
LA HABANA, 25 sep (Xinhua) — Seis décadas después de establecer relaciones diplomáticas, Cuba y China mantienen una convergencia de objetivos, afirmó el académico cubano José Luis Robaina, quien ha sido un testigo privilegiado de la evolución de esos lazos.

“Hay una convergencia de objetivos entre los dos países, que tienen modelos económicos diferentes, pero un objetivo común que es el socialismo”, dijo a Xinhua el especialista del Centro de Investigaciones de Política Internacional en La Habana.

Robaina era apenas un niño, pero recuerda aquel 2 de septiembre de 1960 cuando el entonces primer ministro Fidel Castro, en un acto en la habanera Plaza de la Revolución, ante un millón de cubanos sometió a votación pública el establecimiento de vínculos oficiales con China.

La masiva aprobación popular, una decisión inédita en la historia contemporánea de las relaciones internacionales, se ratificó después el 28 de septiembre de aquel año, cuando ambas naciones emitieron un comunicado conjunto que marcaría el inicio oficial de los lazos diplomáticos.

Cuba se convirtió en el primer país del hemisferio occidental en establecer relaciones diplomáticas con la República Popular China.

Robaina, quien hoy en día tiene 74 años, llegó a China por primera ocasión en septiembre de 1963, el mismo día en que cumplió 16 años.

Su estancia en el país asiático fue para estudiar historia en la Universidad de Beijing hasta 1966, sin saber entonces que su vida quedaría unida de manera indisoluble a China, país al que volvería más adelante en distintas circunstancias.

Robaina volvió a pisar suelo chino en 1980 como corresponsal de la agencia de noticias Prensa Latina, una designación que le permitió observar desde un lugar privilegiado el inicio del proceso de reformas en China.

Robaina regresó a China en 1999, entonces como segundo jefe de la embajada de Cuba en el país asiático, cargo desde el que pudo apreciar el avance de la nación, convertida en un país con desarrollo económico, industrial y tecnológico.

“China ha pasado a ser el segundo socio comercial de Cuba, pero el primero en la asistencia técnica”, comentó el entrevistado cubano.

El ex diplomático destacó también la cooperación bilateral en estos tiempos de la pandemia, al subrayar en ese sentido la ayuda china no solo en la donación de insumos sanitarios a la isla, sino en la transferencia de una valiosa información médica para enfrentar a la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19).

“Eso ha sido algo importantísimo, porque ellos son los que acumularon más experiencias en los primeros tres meses de la pandemia”, apuntó.

El entrevistado no pasó por alto la inclusión de Cuba en la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China, que evaluó como “una puerta” para el desarrollo de la isla y el fortalecimiento de la integración económica.

El experto dijo que China y Cuba tienen retos globales comunes en la defensa del multilateralismo, la lucha contra la hegemonía y las políticas de fuerza, así como por un mundo más justo y equilibrado, como se ha demostrado en el actual 75 período de sesiones de la Asamblea General de Naciones Unidas.

Comments are closed.