CIIE es tremenda oportunidad para sellar lazos comerciales en China, dice mayor exportador de cerezas de Chile

SANTIAGO, 4 nov (Xinhua) — La IV Exposición Internacional de Importaciones de China (CIIE, por sus siglas en inglés) es una “tremenda oportunidad” que Garcés Fruit, exportadora frutícola chilena, “no puede pasar por alto”, dadas las posibilidades de aumentar su visibilidad y sellar lazos comerciales en el país asiático.

Hernán Garcés G., directivo de la filial en Shanghai de esta empresa familiar, cuyo producto estrella es la cereza, dijo a Xinhua en una entrevista virtual que en dicha feria “se presentan miles de oportunidades” para las firmas extranjeras radicadas en China.

La CIIE “es una de las ferias más grandes del mundo” y permite “aprender de otras empresas, ver los productos que han ido desarrollando”, señaló el empresario de la tercera generación familiar, asentado en el país asiático desde 2017 para ampliar su presencia en las localidades del interior de China, además de analizar los cambios de tendencia entre los consumidores chinos.

También aconsejó venir a China a “las marcas que quieran crecer”, dado que lograr un mejor posicionamiento en mercados maduros como Estados Unidos, o Europa, es difícil ahora y requiere de mucha inversión.
Añadió al respecto que el progreso de las ciudades de menor tamaño, el creciente poder adquisitivo de la clase media y la consolidación de los canales de comercio electrónico han abierto múltiples posibilidades a los productos y servicios extranjeros en China.

Garcés ha participado en las tres últimas ediciones de la CIIE, destacándola como un evento para “desarrollar nuevas conexiones y penetrar el mercado chino sin tener que estar viajando por toda China, porque todo el mundo viene a esta feria”, apoyada desde el Gobierno y atractiva para empresas globales de todos los sectores.

El ejecutivo explicó que han conseguido una amplia difusión en la prensa local, además de acuerdos con mercados mayoristas y minoristas dirigidos a los compradores, quienes están “muy informados” y demandan cada vez más importaciones de buena calidad.

La compañía, también productora de kiwis, nectarinas y ciruelas, tiene como meta particular este año dar a conocer su marca china entre empresas y consumidores.

“Esta feria nos ayuda a eso”, aseveró Garcés, quien también espera firmar un memorando de entendimiento con la aerolínea China Eastern, para mejorar la logística de los envíos provenientes del país sudamericano.
Según él, es una suerte que la CIIE coincida con la llegada de los primeros cargamentos de cerezas chilenas de la temporada, uno de los frutos más apetecidos en el país asiático. La producción nacional se dirige casi completamente a China, con alrededor de 20.000 contenedores repletos cada año y proyecciones de crecimiento en este periodo.

“Hoy en China no hay cerezas y nosotros llegamos con estas cerezas rojas, dulces, crujientes, frescas y son una sensación. Hacen mucho ruido y es importante para generar expectativas entre los consumidores”, apuntó Garcés, quien detalló que las personas hacen fila para degustarlas y las agotan incluso antes de entrar a los mercados.

La cereza chilena ha incrementado su popularidad en China, porque su cosecha no es estacional y posee dulzor, buen calibre y un color rojo intenso. Estas características la han convertido en un perfecto y codiciado regalo en vísperas del Año Nuevo Chino, celebrado en pleno invierno del hemisferio norte.

Garcés Fruit es una empresa de tradición familiar con 55 años en el mercado. Cuenta con tres plantas de producción frutícola en Chile, casi un 40 por ciento de plantaciones en campos propios y el resto del suministro lo obtiene mediante acuerdos de colaboración con otros agricultores. Actualmente, un 65 por ciento de su cosecha se dirige a China.

Desde la compañía son optimistas y trabajan para potenciar el consumo de frutas chilenas en 25 ciudades chinas como Chengdu, Chongqing, Changsha y Xi’an, aplicados también en los protocolos sanitarios de la industria, tras las lecciones que dejó la pandemia de COVID-19 a los exportadores.

“El tema inocuidad y fitosanitario ha sido y tiene que ser un foco tremendamente importante, no solo para uno como empresa, sino para toda la industria”, indicó Garcés, cuya firma comenzó a poner un énfasis especial en la seguridad alimentaria hace dos años.

Para el sector agrícola chileno, la exportación de cerezas es fundamental. La cereza es uno de los frutos más plantados y representa, en términos de exportación por volumen, una de las frutas más comercializadas con el exterior, detrás de manzanas y uvas de mesa.

Durante la temporada pasada, se vendieron al mundo 352.000 toneladas de cerezas chilenas, un crecimiento del 54 por ciento. De esa cantidad, el 91 por ciento se dirigió a China, según el Comité de Cerezas de la Asociación de Exportadores de Frutas de Chile (ASOEX).

Comments are closed.