Nuevo Tíbet, nuevo capítulo de desarrollo

Por Wang Huijun*

Este 2021 marca el 70 aniversario de la liberación pacífica de la región del Tíbet. Durante los últimos 70 años, bajo el liderazgo del Partido Comunista de China, el Tíbet ha experimentado cambios históricos. El 20 de octubre, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China celebró la promoción global para el Tíbet, presentando el magnífico capítulo del desarrollo de 70 años del Tíbet a todo el mundo.

El Tíbet ha logrado enérgicas transformaciones en su sistema político. Antes de las reformas democráticas dirigidas por el Partido Comunista de China, el Tíbet estuvo durante largo plazo en una sociedad de servidumbre feudal y de cesaropapismo. Los aristócratas que ocuparon menos del 5 por ciento de la población en el antiguo Tíbet tenían todos los recursos, y más del 95 por ciento de la población en la región fue esclavizada por la clase dominante y no tenían libertad. Por lo tanto, en la década de 1950, el Gobierno Popular Central cumplió con los deseos del pueblo tibetano y llevó a cabo reformas democráticas para establecer la Región Autónoma del Tíbet; también, abolió el sistema de servidumbre feudal extremadamente decadente y llevó a cabo la transformación socialista. Los antiguos esclavos se convirtieron en ciudadanos, disfrutaron plenamente de todos los derechos básicos y se transformaron en el dueño de la nueva China socialista junto con el pueblo de todos los grupos étnicos del país.

El Tíbet ha logrado un rápido progreso económico y social. En 1951, el PIB de la región era de solo 129 millones de yuanes, mientras que en 2020 superó los 190 mil millones de yuanes. El Tíbet solía ser un área extremadamente pobre con la mayor incidencia de pobreza en el país. A fines de 2019, todas las 628 mil personas en pobreza extrema de la región habían salido de tal situación. Antes, en el antiguo Tíbet, no había ni una carretera regular, y el primer proyecto a gran escala —después de la liberación pacífica del Tíbet— fue construir una carretera de Sichuan y Qinghai a Lhasa a través de una cadena montañosa con una altitud promedio de 3 mil metros. Después de eso, se construyó el ferrocarril Qinghai-Tíbet con una altitud promedio de casi 4 mil metros. En la actualidad, en el Tíbet se ha establecido gradualmente una red de transporte integral que cubre carreteras, ferrocarriles, aviación y tuberías. También se ha establecido un sistema médico y educativo moderno y un sistema de seguridad social que cubre a todos los residentes urbanos y rurales. La esperanza de vida promedio de la región ha aumentado de 35.5 años en 1951 a 71.1 años en 2019.

El Tíbet ha logrado un desarrollo próspero excepcional. Por lo tanto, China concede gran importancia al respeto, la protección, la herencia y la promoción de la excelente cultura tradicional del Tíbet. Se implementa plenamente la educación bilingüe tibetano-chino mandarín en Tíbet, y las reuniones y los documentos de la región autónoma insisten en utilizar tanto el tibetano como el chino mandarín. Además, se ha rescatado, clasificado y publicado un gran número de libros y obras artísticas clásicas tibetanas. La ópera tibetana y el baño medicinal tibetano están incluidos en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial Humano de la Unesco. El gobierno de la Región Autónoma del Tíbet protege la libertad religiosa de las personas de todos los grupos étnicos de acuerdo con la Ley. Ahora hay más de mil 700 lugares para actividades religiosas budistas tibetanas en el Tíbet con aproximadamente 46 mil monjes y monjas. El país no solo ha contribuido con fondos para proteger y mantener estos sitios religiosos, sino también ha establecido instituciones de investigación y educación religiosa como la Academia Budista Tibetana para apoyar la herencia continua de la cultura religiosa de la región.

Hoy en día, el Tíbet se ha convertido en una ventana importante para fomentar la cooperación de China con el mundo. De 2016 a 2020, el Tíbet ha recibido casi 160 millones de turistas nacionales y extranjeros. Damos la bienvenida a los amigos de todo el mundo, incluido México, a visitar el Tíbet después de la pandemia para conocer el majestuoso “techo del mundo”, el magnífico Palacio de Potala, las flores hermosas de Gesang y la leyenda de desarrollo de esta meseta cubierta de nieve. _

Wang Huijun*

* Encargada de Negocios a.i. de la Embajada de China

Comments are closed.