Comunidad china contribuye con labores de socorro tras sismo en Haití

Por Chen Yao, Li Jiaxu y Wang Zhongyi
BEIJING, 24 ago (Xinhua) — Un convoy de cuatro camiones cargados con 28 toneladas de arroz, cinco toneladas de frijoles rojos y más de 5.000 litros de aceite de cocina partió el 20 de agosto de Puerto Príncipe, la capital haitiana, hacia la zona devastada por el sismo.

Este fue el segundo lote de suministros enviados a la zona del desastre por empresas chinas y chinos de ultramar en Haití.

Tras el sismo, las empresas chinas participaron en labores de rescate desde el principio y consiguieron encontrar a un superviviente. Por su parte, ciudadanos chinos recaudaron fondos y recursos y compraron materiales para la zona afectada.

VOCES CHINAS EN LAS LABORES DE RESCATE
Haití registró un terremoto de magnitud 7,2 el pasado 14 de agosto, con su epicentro situado a unos 125 kilómetros al oeste de Puerto Príncipe y a una profundidad de 10 kilómetros, dejando un saldo de 2.207 fallecidos, informó el día 22 el servicio de Protección Civil del país caribeño.

Una empresa constructora china rescató a un superviviente de entre los escombros de la derrumbada iglesia Immaculée Conception en Les Anglais del departamento Sur, a 80 kilómetros del epicentro.

Jiang Hong, director de proyectos de Wenling Hongyuan Traffic Engineering Haiti S.A., una empresa china, describió el trabajo de búsqueda y rescate.

El equipo se estaba preparando para la construcción de un puente cuando ocurrió el terremoto. Jiang recordó que “estaba organizando la obra cuando se sintió el temblor. Comenzó leve, pero de repente aumentó con violencia.

Al darme cuenta de que era un sismo, bajé al suelo de inmediato. El temblor duró unos diez segundos”.

Por razones de seguridad, él y sus colegas dejaron de trabajar y regresaron al campamento. Nada más entrar por la puerta, la Policía local llegó y les dijo que la iglesia Immaculée Conception se había derrumbado y un número indeterminado de personas se encontraba bajo los escombros.

Al grito de “¡se está acabando el tiempo de rescate!” Jiang Hong preparó sin demora una excavadora, dos camiones de volteo, una carretilla elevadora y un camión de reabastecimiento de combustible, al mismo tiempo que llamó a sus colegas para que acompañaran a la Policía al lugar de la búsqueda.

Cuando llegaron al lugar, Jiang vio gente llorando y gritando entre las ruinas y a los preocupados habitantes realizando esfuerzos de rescate espontáneos sin equipamiento profesional.

Al verlos llegar, algunas personas se acercaron en seguida a buscar ayuda y colaboraron con el equipo chino.

Jiang Hong y sus colegas, hablando chino entremezclado con algunas palabras en criollo haitiano, trabajaron con los lugareños durante casi cuatro horas bajo el sol abrasador, dando instrucciones como “¡sube un poco!”, “¡marcha atrás, a la inversa!”, “¡tira de la cuerda!”, “¡está saliendo!”.

Al final lograron rescatar a un sobreviviente y recuperar los restos de 13 víctimas.

Tras retirar los escombros, el equipo también ayudó con las labores de limpieza por el deslizamiento de tierra en la carretera hacia Les Cayes, capital del departamento Sur.

FIRMAS EN CHINO EN CARTA COLECTIVA
En una carta colectiva de donación entregada al Ministerio de la Planificación y de la Cooperación Externa de Haití se observan múltiples firmas en caracteres chinos, pertenecientes a chinos que viven y trabajan en Haití, quienes recaudaron dos lotes de donaciones y suministros de auxilio en pocos días.

Después del sismo, Dong Zhengdong, uno de los dirigentes de la comunidad china de Haití y director general de Wenling Hongyuan Traffic Engineering Haiti S.A., se puso inmediatamente en contacto con proveedores de alimentos para comprar con urgencia 12 toneladas de arroz, que fueron enviadas a la zona afectada tan solo cuarto días después del terremoto.

Al enterarse de la noticia, Jin Xin, otro dirigente de la comunidad china, también estaba preparado para ofrecer ayuda a la zona damnificada y envió un mensaje en el grupo de WeChat de Negocios Chinos de Haití, informando de que quería donar algunos alimentos.

“¡Yo también donaré!”, se unieron otras voces, y en menos de 10 minutos, se formó una larga cola de mensajes en el grupo.

“El arroz y el aceite en el almacén estaban casi agotados. Los locales suelen comer arroz con frijoles rojos, así que compramos principalmente arroz, frijoles rojos y aceite de cocina con los fondos recaudados”, mencionó Dong.

El 20 de agosto, este grupo de ciudadanos chinos cargaron 28 toneladas de arroz, 5 toneladas de frijoles rojos y más de 5.000 litros de aceite de cocina en camiones con destino a la zona del desastre.

Luego de entregar los suministros a Jerry Chandler, director general de Protección Civil de Haití, Dong comenzó a planear conseguir tiendas de campaña.

“Si bien las tiendas de campaña son la necesidad más apremiante, los proveedores tienen pocas existencias. Estamos pensando en resolver este problema”, añadió.

Jin Xin, quien opera un mercado mayorista de productos pequeños en Haití, movilizó al personal de su empresa para recaudar fondos. “Aunque el número de chinos en Haití es limitado, todos estamos unidos. Antes ya contribuimos a la lucha contra la pandemia en Haití”, afirmó.

Ma Lijuan, rectora china del Aula Confucio en Haití, también participó desde el principio en las actividades de donación. Cuenta que Haití en pocos días sufrió fuertes sismos y huracanes, por lo que la comunidad china presentó una carta colectiva al Ministerio de la Planificación y de la Cooperación Externa de Haití, en la que manifestó su preocupación por los damnificados.

“Hemos comprado alimentos de primera necesidad para los habitantes afectados, con el deseo de ayudar a todos”, se lee en la carta.

(Contribuyeron a esta información los corresponsales de Xinhua David de la Paz y Carolina Endara en Les Cayes, Haití).

Comments are closed.