Experta argentina destaca logro chino de construir sociedad modestamente acomodada

BUENOS AIRES, 7 jul (Xinhua) — La experta argentina Romina Sudack destacó hoy el logro de China de su meta de construir una sociedad modestamente acomodada en todos los aspectos, y subrayó que ese hito conlleva un impacto positivo a nivel doméstico, como así también en el ámbito global.

“China se ha enfocado en cumplir con todos sus planes y ese camino se ha hecho sin desvíos, lo que convierte al país asiático en un ejemplo para replicar, con sus matices, por los países en vías de desarrollo. China se propuso no dejar a ninguna persona atrás, y ahora tiene la escala más grande de clases medias en el mundo, eso es valorable”, resaltó Sudack en entrevista con Xinhua.

La académica, integrante del Grupo de Estudio sobre China y Argentina (GEChinA) de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), consideró que “la mejora plena en la economía doméstica de China obedece a varios factores, entre ellos el mayor volumen de acceso al nivel educacional”.

“Se produce un círculo virtuoso, que incluye la inserción de más personas en el sistema educativo, una consecuente mejora en la calidad de vida, nuevas demandas de consumo, un desarrollo del sector empresario, la obtención de más y mejores productos y servicios, a lo que se suman mayores posibilidades en salud o vivienda, lo que repercute positivamente”, mencionó la entrevistada.

En 2010, el número de personas con educación universitaria era de unos 9.000 por cada 100.000 personas en la parte continental de China. Esa cifra subió a más de 15.000 en el año 2020.

Sudack mencionó que China ha alcanzado su primer objetivo del centenario, el de construir una sociedad modestamente acomodada en todos los aspectos, y ahora marcha hacia el objetivo del segundo centenario, que es el de convertir a China en un gran país socialista moderno en todos los aspectos.

Remarcó que tras el éxito en la erradicación de la pobreza extrema, China tiene ahora la escala más grande de clases medias en el mundo, de unos 400 millones de personas, y que logró su objetivo de combate a la pobreza de la Agenda 2030 de la ONU diez años antes de lo previsto.

“La experiencia de China puede servir a otros países en vías de desarrollo, como Argentina, que cuenta con recursos naturales y mano de obra calificada. La experiencia de China sirve como guía por su firme determinación para que otros países se comprometan de igual manera en la lucha contra la pobreza, con una necesaria visión de largo plazo”, enfatizó la experta en comercio internacional.

“Con la pandemia de COVID-19 las ventas cayeron a nivel global, y hubo un parate del comercio internacional. En ese marco, China se armó de los protocolos y las herramientas necesarias para cerrar el año pasado con un crecimiento de un 2,3 por ciento en su Producto Interno Bruto”, observó.

El avance y la recuperación estable de China, a partir de medidas como un mayor gasto fiscal, desgravaciones fiscales y recortes en las tasas de crédito y los requisitos de reserva de los bancos para estabilizar el crecimiento y el empleo, tuvo un impacto positivo en el nivel doméstico, pero también a nivel global, en tanto que China es motor de la economía mundial, dijo la experta.

Sudack remarcó en ese contexto la importancia que tiene para el crecimiento económico mundial la apertura de China.

“Todo lo hecho por China es importante porque, de la mano de un fomento de su apertura, promovió activamente la cooperación de beneficio mutuo, inyectando confianza e impulso al crecimiento económico mundial”, sostuvo.

La experta destacó que “la tasa de contribución de China al crecimiento económico mundial ha superado el 30 por ciento durante muchos años consecutivos”.

“Se pone así de manifiesto que Beijing se abre al mundo para la consecución de sus objetivos, a la vez que el mundo también necesita a China para buscar la prosperidad”, dijo la experta.

Comments are closed.