Mecanización y automatización impulsan desarrollo de la industria del algodón en Xinjiang

La región autónoma uigur de Xinjiang, ubicada en el extremo noroccidental de China, es responsable de más del 80% de la producción de algodón a nivel nacional y de aproximadamente una quinta parte de la producción a nivel global. Además de poseer vastas tierras y condiciones climáticas ideales, el volumen de producción ha sido posible en gran parte gracias a la mecanización y automatización de la industria algodonera.

Tras los esfuerzos en pos de la erradicación de la pobreza del Gobierno chino, además del impulso de la llamada “Industria 4.0”, caracterizada por el uso de la tecnología inteligente, el Internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés) y la comunicación entre máquinas (M2M, por sus siglas en inglés), la industria del algodón en Xinjiang se ha visto fuertemente beneficiada.

En esa línea, no solo ha aumentado la producción, sino que además el estándar de vida y bienestar de la gente local. Un ejemplo de aquellas empresas dedicadas a este rubro es la Compañía de Construcción Ferroviaria de Xinjiang (Xinjiang Railway Construction Company). Una vista por las dependencias de la fábrica da cuenta de las máquinas especialmente fabricadas para la cosecha del algodón, las cuales han sido capaces de sustituir la mano de obra intensiva y aumentar la productividad significativamente.

Song Lixin, director ejecutivo de la compañía, explica que el trabajo de una máquina equivale al de aproximadamente 1200 personas. Además, durante la temporada de cosecha, de septiembre a noviembre de cada año, una sola máquina puede cosechar hasta 11.200 mu de terrenos sembrados con algodón, equivalentes a 7.466 kilómetros cuadrados, en comparación a los 80 kilos que se podrían cosechar en un día de manera manual.

A poca distancia se encuentra Saurer, otra compañía dedicada a la industria del algodón. Fundada en 1853 por Franz Saurer, la entidad cuenta con cuatro plantas de producción alrededor del mundo, incluida la de Xinjiang, que fue construida en 2017. La empresa, donde apenas se vislumbran trabajadores ya que la mayor parte de las operaciones está totalmente automatizada, provee de soluciones y maquinaria de hilado para el rubro textil.

China tiene un gran mercado doméstico gracias a su población de 1.400 millones de habitantes, además de una creciente demanda de parte de países del sudeste asiático, Medio Oriente y Europa del Este, entre otros. De esta forma, la mecanización de la industria del algodón, que ya alcanza aproximadamente el 70% de acuerdo a las estimaciones del Gobierno, seguirá expandiéndose para servir como vehículo en pos de la promoción industrial y el desarrollo.

La automatización en la planta de Saurer en Xinjiang ha permitido ahorrar en mano de obra y aumentar la eficacia. Fotos de Magdalena Rojas
Una máquina para cosechar algodón equivale al trabajo manual de 1200 personas.
Xinjiang es responsable de más del 80% de la producción de algodón a nivel nacional y de aproximadamente una quinta parte de la producción a nivel global.

Comments are closed.