China insta a Japón a reconsiderar decisión sobre descarga de residuos nucleares: Cancillería

BEIJING, 14 abr (Xinhua) — China insta firmemente a Japón a reconsiderar su decisión sobre la descarga de residuos nucleares, dijo hoy miércoles un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China.

El portavoz Zhao Lijian hizo las declaraciones en una rueda de prensa diaria cuando se le pidió que comentara sobre la respuesta internacional a la decisión de Japón de eliminar el agua radiactiva de Fukushima vertiéndola en el mar. La comunidad internacional, incluyendo a República de Corea, Rusia y la Comisión Europea expresaron profunda preocupación al respecto.

Zhao mencionó que China insta firmemente a la parte japonesa a enfrentar su responsabilidad, apegarse a la ciencia, cumplir sus obligaciones internacionales y responder debidamente a las serias preocupaciones de la comunidad internacional, de los países vecinos y de su propio pueblo.

Al citar reportes de medios de comunicación de Japón de que el trabajo de descargar residuos nucleares en el mar empezará en dos años y durará por lo menos 30 años y que el volumen total de residuos nucleares superará el millón de toneladas, Zhao indicó que la cantidad, la duración, el alcance de áreas afectadas y el nivel de riesgo no tienen precedente.

El portavoz planteó tres preguntas a la parte japonesa.

Primera, ¿la parte japonesa realmente ha escuchado las dudas y preocupaciones nacionales y extranjeras?

Zhao señaló que hubo marchas de protesta en muchas partes de Japón, incluyendo Tokio y Fukushima. Además de China, República de Corea, Rusia y la Unión Europea, 311 grupos ambientalistas expresaron su firme oposición a la decisión japonesa. El grupo activista del clima y energía de Greenpeace Japón dijo que el Gobierno japonés ha dado la espalda a la clara evidencia de que la tecnología y las condiciones para una mayor capacidad de almacenamiento están disponibles, y han optado por verter el agua radiactiva al océano Pacífico.

“El Gobierno japonés ha tomado una decisión absolutamente injusta en total menosprecio del medio ambiente”, acusó.

Segunda, ¿la decisión de Japón cumple realmente con el derecho internacional?

Zhao dijo que la decisión de Japón sentará un precedente para la descarga de aguas residuales tratadas en el océano luego de un accidente nuclear grave. Japón, como firmante de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (UNCLOS, siglas en inglés), debe estar consciente de las disposiciones pertinentes de la Convención. Los Estados deben adoptar todas las medidas necesarias para garantizar que la contaminación derivada de incidentes o actividades bajo su jurisdicción o control no se extienda más allá de las zonas en las que ejercen sus derechos soberanos de conformidad con la Convención.

“Japón también está obligado a cumplir obligaciones internacionales como la notificación y la consulta completa, la evaluación y la monitorización del medio ambiente, las medidas preventivas para minimizar los riesgos y la transparencia de la información”, dijo Zhao. “¿Ha cumplido Japón todas estas obligaciones?”

Además, señaló que el respaldo a la decisión japonesa por parte de Estados Unidos no significa el respaldo de la comunidad internacional, y que Estados Unidos debe asumir su responsabilidad e instar a Japón a tratar con prudencia la cuestión dela descarga de forma honesta, científica y responsable por el bien del medio ambiente marino y la salud de la humanidad, en lugar de confundir lo correcto con lo incorrecto, pasar por alto los principios y adoptar una doble moral.

Tercera, ¿las aguas residuales nucleares que Japón tiene previsto descargar en el mar cumplen realmente los estándares internacionales?

Zhao dijo que el informe de evaluación del grupo de expertos del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) señaló claramente que el agua tratada todavía contiene otros radionucleidos además del tritio. De acuerdo con las estadísticas de Tokyo Electric Power Company Holdings Inc. hay 62 tipos de radionucleidos en el agua.

“Los océanos no son el cubo de basura de Japón, y el océano Pacífico no es el desagüe de Japón”, dijo el portavoz, y añadió que el precio de la descarga de residuos nucleares por parte de Japón no debe ser asumido por todo el mundo.

La parte japonesa debe reevaluar la cuestión y abstenerse de verter las aguas residuales deliberadamente antes de llegar a un consenso con todas las partes interesadas y el OIEA mediante consultas completas, agregó el portavoz.

“China se reserva el derecho a emprender mayores reacciones”, añadió Zhao.

Comments are closed.