Transmitir en vivo una China auténtica, el diario de Wuhan de una guatemalteca

WUHAN, 10 abr (Xinhua) — Celia Esquivel Salguero, proveniente de Guatemala, puso su teléfono inteligente al lado de la mesa y transmitió en vivo todo el proceso de recibir su primera dosis de la vacuna contra la COVID-19 en la ciudad de Wuhan, capital de la provincia central china de Hubei.

   “Desde la reserva de la cita y hasta la inyección, todo el proceso salió sin problemas y estoy tranquila durante la vacunación”, dijo la vlogger de 32 años, quien se casó con un habitante local de Wuhan y ha vivido por más de una década en la ciudad.

   La transmisión en vivo de la vacunación de Celia, que la guatemalteca presentó en su lengua materna, el español, ha tenido más de 1,3 millones visitas en YouTube y Facebook.

   Celia comenzó a transmitir su vida diaria en vivo hace un año, cuando Wuhan, donde viven cerca de 10 millones de personas, impuso una cuarentena en enero de 2020 para contener el brote de la COVID-19.

   Su cuenta de transmisión en vivo está bajo el nombre de “Chapina en China”, y tiene como objetivo “escribir” un diario en vídeo que dura entre cinco minutos y más de una hora. Algunos de sus vídeos contaban cómo comprar sus artículos de primera necesidad durante la cuarentena, otros cómo explicar su requerimiento de vitaminas y fármacos al personal de la comunidad, mientras otros grababan su narración sobre la situación de Wuhan durante la cuarentena.

   “Nunca he estado nerviosa por la cuarentena desde el principio porque entendí que esta decisión fue seria y no surgiría de la nada. Por eso, tengo que cooperar con el gobierno”, dijo Celia.

   La megaciudad marcó el jueves el primer aniversario después de que concluyera el bloqueo estricto de 76 días de duración, tras registrar diez meses de cero infección de transmisión local.

   Celia se sintió ofendida por la información errónea sobre Wuhan que circulaba en las plataformas globales de medios sociales distorsionando las medidas de control epidémico de la ciudad.

   “Algunos internautas me criticaron y dijeron que no creyeron mis vídeos de transmisión en vivo. Pero la mayoría de los espectadores consideraron mis vlogs informativos, lo que me estimula a continuar con mi diario”, sostuvo.

   “Prefiero hacer la livestreaming porque es transmisión en vivo y no se puede editar y, con este medio trato de presentar una China auténtica que percibo mediante mis propios ojos”, añadió.

   En agosto, Celia y su marido fueron a un distrito que vivía en pobreza en la región autónoma de la etnia zhuang de Guangxi, en el sur de China, y se quedaron allí por dos meses. Compartieron sus experiencias con transmisión en vivo, como bailar junto con los locales y degustar las delicias y vinos locales de la región.

   “Me sorprendió lo bien que se puede convertir una zona que estaba empobrecida. Ahora hay apartamentos modernos y limpios y tiendas de conveniencia y puedo sentir que los locales son realmente felices por sus sonrisas”, indicó Celia. “Algunos de mis espectadores dijeron que el campo de China parece mejor que muchas ciudades en otros lugares”.

   Viviendo en Wuhan, Celia presenció los cambios rápidos de la megaciudad. “Cuando llegué aquí, había un solo tren ligero pero ahora Wuhan cuenta con una red de metro, compuesta por más de diez líneas. Mi vida se ha convertido cada vez más conveniente. Creo que China se está desarrollando verdaderamente rápido. Los cambios tienen lugar todos los días”, agregó.

   “Podré considerar solicitar un trabajo cuando mi hijo comienza a ir al jardín de niños. Espero que el puesto de trabajo sea relacionado con China y América Latina. También quiero tener la oportunidad de hacer posible que más personas conozcan a China, una China auténtica”, dijo.

Comments are closed.