EEUU no tiene ningún derecho a interferir en asuntos de Hong Kong: Oficina de Comisionado de cancillería china

HONG KONG, 2 abr (Xinhua) — La flagrante injerencia de Estados Unidos en los asuntos de Hong Kong una vez más puso en evidencia su notoria “doble moral” y su arrogante mentalidad de hostigamiento, dijo hoy viernes la Oficina del Comisionado del Ministerio de Relaciones Exteriores de China en la Región Administrativa Especial de Hong Kong (RAEHK).

Un portavoz de la oficina del comisionado hizo las declaraciones en un comunicado en respuesta a un artículo del jefe del consulado general estadounidense en Hong Kong publicado el 2 de abril en South China Morning Post, un periódico local. El artículo confundió lo correcto con lo incorrecto, difamó maliciosamente la ley de seguridad nacional en Hong Kong y atacó deliberadamente el acto legal del Gobierno central de perfeccionamiento del sistema electoral de la RAEHK, dijo el portavoz.

El portavoz indicó que tanto la introducción de la ley de seguridad nacional en Hong Kong como la mejora del sistema electoral de la RAEHK están destinados a evitar que el principio de “un país con dos sistemas” sea distorsionado, así como a salvaguardar la prosperidad y la estabilidad a largo plazo de Hong Kong.

La ley de seguridad nacional en Hong Kong llena los vacíos en la salvaguardia de la seguridad nacional en Hong Kong, mientras que el perfeccionamiento del sistema electoral de la RAEHK asegura la implementación del principio de “la administración de Hong Kong por los patriotas”.

Si estos hechos han convertido a Hong Kong en un lugar que algunas personas de la parte estadounidense afirman que ya no conocen, entonces se vuelve claro que su entendimiento de “un país con dos sistemas” es erróneo y tendencioso. Por eso es oportuno y necesario que el Gobierno central ejerza los poderes conferidos por la Constitución y la Ley Básica de la RAEHK para aplicar bien los fundamentos de “un país con dos sistemas”.

El portavoz indicó que la salvaguardia de la seguridad nacional a través de legislación es un asunto soberano de un país y una práctica internacional común, y el principio de “la administración por los patriotas” durante largo tiempo ha sido una práctica común en todos los países del mundo. Estados Unidos, aunque tiene la ley de seguridad nacional más impenetrable del mundo, interfirió en la implementación de la ley de seguridad nacional de China en Hong Kong sin motivo alguno, dijo el portavoz.

Algunas personas en Estados Unidos declararon plausiblemente que el “patriotismo no puede ser legislado”, pero las leyes estadounidenses claramente estipulan que el principio de la responsabilidad básica del personal del Gobierno es ser leales a la Constitución y las leyes estadounidenses. La ley penal estadounidense estipula claramente que las personas que cometan disturbios, traición y otros crímenes no tienen permitido ocupar cargos públicos.

El portavoz indicó que durante la agitación social en Hong Kong en 2019, fueron generalizadas la violencia en las calles y la defensa de la “independencia de Hong Kong” y la “destrucción mutua”. Los alborotadores atacaron la sede del Consejo Legislativo y atacaron violentamente a oficiales de la policía y a personas comunes. Sin embargo, algunos políticos estadounidenses glorificaron esos actos como una “demostración pacífica”.

En contraste, en enero de este año, cuando se produjo una situación similar en Estados Unidos, la parte estadounidense la calificó como “disturbios” y calificó a los manifestantes de alborotadores y extremistas, mostrando claramente su “doble moral”, dijo el portavoz.

La parte estadounidense dijo que apoyaría a los hongkoneses y que pediría al Gobierno de la RAEHK responder a la opinión pública, pero, de hecho, la gran mayoría de los residentes de Hong Kong anhelan mantener el Estado de derecho y la estabilidad social, y oponerse a la violencia, la “destrucción mutua” y la injerencia externa, dijo el portavoz.

El año pasado, más de 2,92 millones de personas firmaron en Hong Kong para mostrar su apoyo a la ley de seguridad nacional en Hong Kong.

Recientemente, se recabaron más de 2,38 millones de firmas para apoyar la decisión de la Asamblea Popular Nacional sobre el perfeccionamiento del sistema electoral de la RAEHK, señaló el portavoz.

Con el pretexto de los derechos humanos y las libertades, el Gobierno y el Congreso de Estados Unidos aprobaron proyectos de ley relacionados con Hong Kong e introdujeron varias llamadas “sanciones”, que pusieron gravemente en peligro la seguridad soberana de China, pisotearon el Estado de derecho de Hong Kong y socavaron la prosperidad y la estabilidad hongkonesas, añadió. Por lo tanto, es lo suficientemente justo decir que están interfiriendo en los asuntos de Hong Kong.

El portavoz subrayó que con la implementación de la ley de seguridad nacional en Hong Kong y el nuevo sistema electoral en vigor, el fundamento institucional de “un país con dos sistemas” será más sólido, los derechos y la libertad de que gozan los residentes de Hong Kong conforme a la ley estarán mejor protegidos y el estilo de vida al que están acostumbrados los residentes de Hong Kong no cambiará.

Es seguro que los días en que las fuerzas extranjeras consideraban a Hong Kong como una “ciudad indefensa”, actuaban imprudentemente e incluso consideraban a Hong Kong como una entidad política independiente o semi-independiente, se han ido para siempre, dijo el portavoz.

Cualquier intervención, presión y las llamadas “sanciones” de las fuerzas externas no pueden frenar la determinación del Gobierno chino para implementar integral y precisamente “un país con dos sistemas”, ni pueden hacer tambalear la firme voluntad del Gobierno y el pueblo chinos de salvaguardar la soberanía, la seguridad y los intereses de desarrollo nacionales, aseguró.

El portavoz instó a Estados Unidos a hacer frente a sus propios problemas, ocuparse de sus propios asuntos, adherirse a las leyes internacionales y a las normas básicas que rigen las relaciones internacionales, y dejar de interferir en los asuntos de Hong Kong y en los asuntos internos de China bajo el pretexto de los derechos humanos, la libertad y la democracia.

Comments are closed.