Región china de Xinjiang afirma que sanciones son totalmente infundadas

URUMQI, 26 mar (Xinhua) — La región autónoma uygur de Xinjiang, en el noroeste de China, ha manifestado su firme oposición y enérgica condena a las sanciones unilaterales e injustificables impuestas por Estados Unidos, Gran Bretaña y Canadá a algunas personas y entidades en Xinjiang.

En una declaración emitida el jueves, el Gobierno regional aseveró que las sanciones violan gravemente el derecho internacional y las normas básicas que rigen las relaciones internacionales, interfieren seriamente en los asuntos internos de China y exponen plenamente las intenciones siniestras de estos países de perturbar la estabilidad y el desarrollo de Xinjiang.

Las cuestiones relacionadas con Xinjiang no son cuestiones étnicas, religiosas ni de derechos humanos sino cuestiones de lucha contra el terrorismo y el secesionismo, señala la declaración, que insta a los tres países a “poner fin a la manipulación política y la doble moral en cuestiones de derechos humanos”.

Xinjiang ha luchado arduamente contra el terrorismo y el extremismo durante los últimos cuatro años y la región no ha experimentado ningún incidente terrorista en ese lapso, según la declaración.

Desde el final de 2018, más de 80 delegaciones extranjeras, incluidos funcionarios de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), enviados extranjeros en China, representantes de la Organización de Cooperación Islámica y representantes permanentes de los países relevantes ante la ONU en Ginebra, así como periodistas extranjeros y grupos religiosos, han visitado Xinjiang.

Más de 1.200 personas de más de 100 países y regiones han tomado parte en estas visitas, elogiando los logros de China en la lucha contra el terrorismo, la desradicalización y la protección de los derechos humanos, de acuerdo con el documento.

Varios funcionarios de Xinjiang también condenaron las sanciones calificándolas de “una farsa organizada por algunos políticos anti-China”, la cual será despreciada por la mayoría de los miembros de la comunidad internacional.

Wang Junzheng, subjefe del Comité Regional de Xinjiang del Partido Comunista de China, señaló que la imposición de sanciones a personas y entidades con base en mentiras e información falsa constituye una grave calumnia contra la reputación y una grave ofensa contra la dignidad del pueblo chino.

“Personalmente no tengo ningún interés en visitar la Unión Europea, Estados Unidos, Gran Bretaña ni Canadá, y no tengo un centavo en estos lugares. Las supuestas sanciones son solo un papel de desecho y una vergüenza para los que las imponen”, manifestó Wang.

Comments are closed.