El desarrollo social y económico de China en el siglo XXI

Por Eduardo Roldán*

El 4 y 5 de marzo pasados se innauguraron la cuarta Sesión del XIII Comité Nacional de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino (CCPPCh) y la Cuarta Sesión de la XIII Asamblea Popular Nacional (APN), respectivamente, comunmente conocidas como las “Dos Sesiones”. En éstas, un tema central abordado, entre otros, fue el desarrollo social y económico de China.

En 2021, China conmemora el 72.° aniversario de la fundación de la República Popular China, celebra el 43.° aniversario de la reforma y apertura, 24 años del retorno de Hong Kong a la soberanía china, y los 100 años de la creación del Partido Comunista de China (PCCh). Más de 1.400 millones de chinos han cambiado radicalmente el panorama de atraso del país después de décadas de trabajo duro. China está caminando, a pasos agigantados, y con la cabeza en alto hacia el sendero de la gran revitalización de la nación china. China se está abriendo aún más y hará nuevas contribuciones al desarrollo económico mundial con una apertura más profunda.

En dichas sesiones, se acordó y aprobó que China tendrá un crecimiento del PIB para 2021 por encima del 6 %. Se estableció el compromiso de crear más de 11 millones de nuevos puestos de trabajo en 2021. El gasto en investigación y desarrollo se fijó en más de un 7 % anual durante el período del XIV Plan Quinquenal.

Las medidas para reducir la pobreza han funcionado y se han implementado políticas públicas que han dado resultado. Casi 100 millones de gentes han salido de la pobreza gracias a esas políticas durante los últimos 8 años. Esto es, 800 millones de chinos han salido de la pobreza durante los últimos 40 años. Este año saldrán de la pobreza 13 millones más. Con tal fin, China cuenta con 100 programas para combatir la pobreza; construyendo, hospitales, clínicas, escuelas, desarrollos agrícolas, de prevención y control del medio ambiente.

Ello se ha logrado a través del sistema de combate a la pobreza, denominado irrigación de recursos gubernamentales, otorgando los beneficios directamente a los hogares pobres: A quién, quién dará la ayuda, cómo se ofrecerá la ayuda, cómo medir la pobreza. Se establecieron 7 pasos para la identificación de la pobreza. Se realizó una campaña nacional, se hizo la revisión de casos, se llevó a cabo la investigación de puerta en puerta, se dialogó con las diferentes poblaciones involucradas, se realizó un examen de la situación, se revisaron y aprobaron los proyectos, y el jefe de familia de cada hogar aceptó y firmó la aceptación de los proyectos y acciones a desarrollar.

Con tales objetivos, se han establecido grupos de trabajo integrados por médicos, maestros, elementos de seguridad, etc. Todo ello se ha realizado con proyectos industriales, relocalizando zonas habitacionales, estableciendo programas de salud, subsidios gubernamentales, creando fondos financieros dedicados a ayudas contra la pobreza, con una adecuada distribución de recursos organizados y flexibles y con un monitoreo permanente de los procesos para fijar y evaluar el cumplimiento de las metas.

En este entorno se ha buscado identificar las capacidades de liderazgo, de las estructuras gubernamentales y privadas innovadoras, de movilización y de implementación. Al respecto se han tomado a 10 mil empresas públicas y privadas para que ayuden a salir a cerca de 10 mil poblados de la pobreza. Se busca la reinvención del mercado para que sea accesible a los pobres; teniendo en mente la responsabilidad conjunta del gobierno y la sociedad frente a la solución de la pobreza. El objetivo es la erradicación total de la pobreza en los próximos 15 años. Para tal efecto se utilizará la política de las 5 D´s: Liderazgo determinado, proyectos delineados, orientados al desarrollo, basados en datos duros, con acciones descentralizadas.

En síntesis, por medio del XIV Plan Quinquenal (2021-2025) China implementará una estrategia estatal en respuesta activa al envejecimiento de la población. Se establece que China trabajará para la pronta entrada en vigor y la implementación del Acuerdo Regional de Asociación Económica Integral (RCEP). Se señala que China considera activamente unirse al Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (CPTPP). Se destaca que China seguirá defendiendo firmemente el régimen comercial multilateral. Y, finalmente, que China promoverá el desarrollo de alta calidad de la Franja y la Ruta o también denominada como la Nueva Ruta de la Seda.

*Eduardo Roldán es internacionalista, diplomático, analista político y escritor mexicano.

In Destacadas  

Comments are closed.