Las “Dos Sesiones”: la respuesta del pueblo chino a la democracia occidental

Por Carlos Jácome*

Las “Dos Sesiones” es la ventana a través de la cual se puede conocer más a fondo lo que está pasando en China, y en especial, buscar entender un fenómeno que está cambiando al mundo. Sin embargo, aún estamos lejos de comprenderlo en su totalidad debido a los prejuicios derivados de las diferencias culturales o por la desinformación que es transmitida por muchos medios de comunicación.

Las “Dos Sesiones” es la instancia en la se reúnen los legisladores de la Asamblea Popular Nacional (APN) y los asesores políticos del Comité Nacional de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino (CCPPCh) durante el mes de marzo en Beijing.

La Asamblea Popular Nacional es el órgano legislativo supremo de China, y la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino es el órgano principal de asesoría política del país.

Su importancia radica en que es allí donde se transmite la información y las demandas recopiladas por los representantes del pueblo chino al órgano legislativo máximo. Los representantes son elegidos por el pueblo chino y representan los intereses de la mayoría de las personas.

Esta cita parlamentaria reúne a la élite política del país, en un modelo basado en la meritocracia y que es representativo del pueblo. Aun así, se le critica como una puesta en escena de un modelo dictatorial, lo cual se aleja profundamente de la realidad ya que es esta instancia donde la palabra liderazgo ha tomado su real significado.

Esta fuerza que crece día a día y se ve reflejada año a año es la respuesta, según mi punto de vista, a la fórmula ya desgastada del modelo que Occidente llama democracia y del cual decimos estar orgullosos, pese a que ha sido utilizado durante décadas como arma para intervenir en países pobres o en vías de desarrollo y marcar una agenda muy lejos del interés real de la población.

Hoy nuestra democracia no está siendo un motor de desarrollo y bienestar, lo cual atribuyo a tres aspectos:

1. Los candidatos en general atienden intereses individuales o de un grupo muy específico que busca permanecer en el poder.

2. Por lo tanto, el liderazgo no se enfoca a las necesidades reales del pueblo.

3. La democracia en el mundo capitalista donde se desarrolla requiere de un sistema jurídico confiable, que la mayoría de los países, y especialmente aquellos en vías de desarrollo, carecen.

En este contexto, las “Dos Sesiones” pueden servir para Occidente como una guía de la manera en que la población puede y debe ser escuchada, y de la consecución de los objetivos que apuntan hacia la modernidad, la prosperidad y la confianza política.

Las “Dos sesiones” cuentan con la fuerza y aprobación de la población, tanto de temas internos como externos, incluyendo las cuestiones relativas a Irán, Taiwan o Hong Kong, en que la autoridad moral de Occidente está en duda.

*Carlos Jácome es empresario mexicano especializado en temas de liderazgo a nivel internacional y socio fundador de Grupo Fiso.

Comments are closed.