Enviado chino en ONU pide que operaciones pacificación ayuden en combate a COVID-19

NACIONES UNIDAS, 15 feb (Xinhua) — El representante permanente adjunto de China ante la ONU, Geng Shuang, instó el lunes a que las operaciones de pacificación de la organización mundial ayuden a los países donde se desarrollan a combatir la COVID-19.

La pandemia de COVID-19 y amenazas existentes como las crisis regionales, los conflictos étnicos y el terrorismo se afectan y exacerban entre sí, lo que supone nuevos golpes a la paz y la seguridad internacional, por lo que el papel y la importancia de las operaciones de pacificación de la ONU es todavía más prominente, explicó.

Esas operaciones deben priorizar la lucha contra la pandemia, la tarea más urgente de la comunidad internacional, y dar, dentro de sus mandatos, seguridad y asistencia logística a los países anfitriones, aseguró Geng en la reunión plenaria del Comité Especial de Operaciones de Mantenimiento de la Paz de la ONU.

Los países anfitriones, continuó, suelen ser eslabones débiles en la cadena de distribución universal de la vacuna contra la COVID-19 y, por eso, las operaciones de pacificación deben darles apoyo en cuanto a suministro, transporte y administración de vacunas. Además, recalcó, los integrantes de las misiones deben tener prioridad en la vacunación.

El objetivo de las operaciones es lograr y consolidar la paz, dijo Geng, y agregó que se deben empeñar esfuerzos para promover la solución política como máxima prioridad.

El país anfitrión tiene la responsabilidad primordial de proteger a los civiles, fomentar los derechos humanos y empoderar a las mujeres. Las operaciones de pacificación deberían, por tanto, proveer asistencia constructiva en estos ámbitos, aunque no pueden sustituir los esfuerzos del país anfitrión ni erosionar el mandato de otras agencias de la ONU, dijo Geng.

Demandó empeños para fortalecer la seguridad y protección del personal de mantenimiento de la paz con un carácter de mayor urgencia pues su entorno de operaciones es ahora más complejo y peligroso.

El representante chino pidió asociaciones sólidas entre las partes interesadas y apuntó, al respecto, que la Asamblea General, el Consejo de Seguridad y la Secretaría de la ONU, los países anfitriones, los donantes y los que aportan tropas deben cumplir con sus respectivas funciones, coordinar sus acciones y compartir responsabilidades para mejorar el desempeño de la labor de pacificación.

La Unión Africana (UA) y los mecanismos subregionales africanos pertinentes son también fuerzas de mantenimiento de la paz importantes, dijo, y subrayó que la ONU debe buscar ideas para ayudar a las operaciones de paz lideradas por la UA a lograr fuentes de financiamiento sostenibles y predecibles.

China es un participante activo y un importante contribuyente a las operaciones de pacificación de la ONU. En concreto, recordó Geng, es el segundo mayor contribuyente al presupuesto de pacificación y el que más tropas aporta de todos los miembros del Consejo de Seguridad.

Según afirmó, China seguirá trabajando en contacto estrecho con la comunidad internacional para mejorar la eficacia de las operaciones de la ONU y desempeñará un papel mayor en el mantenimiento de la paz y la seguridad internacional.

Comments are closed.