Aumento de la cooperación en materia de vacunas entre China y el mundo en desarrollo

BEIJING, 14 ene (Xinhua) — Con más evidencia que sugiere su eficacia y seguridad, las vacunas chinas se han registrado y utilizado en más países, especialmente en el mundo en desarrollo.

El presidente de Indonesia, Joko Widodo, recibió el miércoles una vacuna contra la COVID-19 desarrollada por la compañía biofarmacéutica china Sinovac Biotech.

La Agencia de Control de Alimentos y Medicamentos del país emitió el lunes una autorización de uso de emergencia para la vacuna china.

También el miércoles, el ministro de Salud turco, Fahrettin Koca, recibió la vacuna Sinovac, poco después de que se concediera la autorización de emergencia a la vacuna en ese país.

Turquía empezó la vacunación masiva el jueves, comenzando con los trabajadores de la salud, dijo Koca a los periodistas.

Mientras tanto, Sinovac se está asociando con la compañía farmacéutica Pharmaniaga de Malasia para el suministro de 14 millones de dosis de sus vacunas inactivadas para la COVID-19 después de que las dos compañías firmaran un acuerdo el martes.

El ministro malayo de Ciencia, Tecnología e Innovación, Khairy Jamaluddin, cuya cartera está coordinando la adquisición de vacunas, sostuvo en una conferencia de prensa posterior a la firma del acuerdo que su país está “contento” con los resultados de los ensayos clínicos de las vacunas de Sinovac y que se espera que el gobierno firme pronto el memorando de adquisición de la vacunas con Sinovac y Pharmaniaga.

Brasil firmó también un acuerdo con el Instituto Butantan de Sao Paulo para comprar 100 millones de dosis de vacunas contra la COVID-19 desarrolladas por Sinovac, explicó el ministro de Salud de Brasil, Eduardo Pazuello, a principios de este mes.

También en Sudamérica, el presidente peruano, Francisco Sagasti, anunció el 6 de enero que Perú firmó un acuerdo con la farmacéutica china Sinopharm para adquirir sus vacunas contra la COVID-19, añadiendo que el primer millón de dosis llegarán este mes.

Mientras tanto, el Ministerio de Salud Pública de Tailandia dijo que el país del sudeste asiático ha finalizado un contrato para adquirir 2 millones de dosis de vacunas contra la COVID-19 de Sinovac.

El 2 de enero, el ministro de Salud egipcio, Hala Zayed, dijo que la vacuna contra la COVID-19 desarrollada por la farmacéutica china Sinopharm tiene licencia oficial para uso de emergencia en Egipto.

“Estoy más convencido de la vacuna china, que utiliza la tecnología tradicional reconocida de utilizar virus muertos”, dijo anteriormente a Xinhua Osama Abdel-Hay, secretario general del Sindicato Médico Egipcio, en una entrevista.

La vacuna contra el coronavirus desarrollada en China recibida por Egipto es eficaz, segura y más fácil de usar, dijo Abdel-Hay.

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, dijo que su país firmó un contrato para comprar más de 1,9 millones de dosis de vacunas contra la COVID-19 fabricadas por Sinovac, mientras sigue trabajando para obtener más vacunas, informó el servicio de prensa del presidente a finales del año pasado.

En diciembre de 2020, Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Baréin también aprobaron el registro de las vacunas contra la COVID-19 desarrolladas por Sinopharm.

El análisis provisional de los ensayos de fase III muestra que la vacuna china proporciona un 86 por ciento de eficacia contra la infección por COVID-19, dijo el Ministerio de Salud y Prevención de EAU en un comunicado.

Comments are closed.