Medio siglo de relación pionera entre China y Chile, modelo de cooperación entre China y América Latina

BEIJING, 18 dic (Xinhua) — Cincuenta años después de su establecimiento formal, las relaciones entre China y Chile se han hecho cada día más sólidas y estrechas para convertirse en un ejemplo de la cooperación mutuamente beneficiosa entre el país asiático y los países latinoamericanos, confirman expertos.

En entrevistas con Xinhua, diferentes especialistas coincidieron en que la reciente conversación telefónica entre el presidente chino, Xi Jinping, y su homólogo chileno, Sebastián Piñera, demuestra que ambos países seguirán avanzando hacia una nueva era de su asociación estratégica integral, y contribuirán de forma instructiva a la cooperación entre China y América Latina.

Siendo Chile el primer país latinoamericano continental en establecer relaciones diplomáticas con China y el primer país del hemisferio occidental que firmó y renovó un tratado de libre comercio (TLC) con el país asiático, las relaciones bilaterales han sido atrevidas e innovadoras y reflejan sus respectivas políticas exteriores independientes y de respeto mutuo.

Lu Siheng, especialista del Instituto de América Latina de la Academia China de Ciencias Sociales en asuntos políticos y económicos de Chile, dijo que el TLC firmado entre China y Chile tiene un valor importante de referencia en la futura negociación y subscripción de tratados de la misma índole entre China y países de América Latina.

La pandemia de COVID-19 es el tema ineludible de 2020 y los dos países han mantenido una colaboración estrecha para combatirla. Además de la coordinación en el suministro de insumos médicos, han intercambiado experiencias en diferentes ocasiones y China ha expresado su disposición a fortalecer la cooperación con Chile en el desarrollo y uso de vacunas.

A pesar de las dificultades generadas en muchas dimensiones del desarrollo económico y cooperación internacional en todo el mundo, el comercio entre China y Chile ha tenido polos de crecimiento, siendo las cerezas chilenas, ya muy famosas entre los chinos, un representante.

El expresidente chileno y embajador plenipotenciario del país para la región Asia-Pacífico, Eduardo Frei, dijo a Xinhua que este año “las cerezas van a representar más de 60 millones de cajas exportadas a China” y “en menos de seis meses pudimos colocar casi 400.000 cajas de cítricos” en el mercado chino.

La venta de estos y otros productos se ha beneficiado del TLC entre ambas partes y se ha agilizado en medio de la crisis sanitaria gracias a alianzas con plataformas de comercio electrónico chinas como Alibaba y JD.com.

Según el Servicio Nacional de Aduanas chileno, de enero a octubre del año en curso, las exportaciones a China crecieron un 12,7 por ciento interanual, para un total de 20.595 millones de dólares. De esta forma, en lo que va de año, un 37 por ciento de las exportaciones chilenas se han dirigido a China.

Hoy en día, mediante el desarrollo de la cooperación de beneficio mutuo y ganancia compartida, China es el mayor socio comercial, mayor destino de exportación y mayor origen de importación de Chile, así como una fuente de inversiones cada vez más relevante en el país austral.

El director del Centro de Estudios de América Latina y el Caribe del Instituto de Estudios Internacionales de China, Song Junying, dijo que “aglutinándose a una política de multilateralismo y manteniendo una economía abierta, Chile es ahora el país mejor ubicado en el registro de producto interno bruto (PIB) per cápita en América Latina (…) Esto podría significar una inspiración para la cooperación entre China y otros países latinoamericanos”.

Además de los campos tradicionales de cooperación, la economía compartida y la energía limpia, entre otras, se han convertido en los nuevos puntos de brillo en la relación entre Beijing y Santiago.

Desde junio de 2019, la plataforma de transporte DiDi Chuxing ha ampliado su operación a 23 ciudades del país sudamericano. Durante la pandemia, ha implementado medidas preventivas aprovechando las experiencias chinas, lo cual ha demostrado su responsabilidad social y ha ganado la simpatía del pueblo chileno.

También, en Santiago, pueden verse fácilmente los cientos de autobuses eléctricos producidos por la empresa china BYD que circulan por las principales calles de la capital chilena, para contribuir al plan nacional de electrizar totalmente el sistema de transporte público para el año 2040.

“A pesar de que la COVID-19 ha cambiado el modo de producción y el ambiente económico a nivel mundial, tanto para la demanda como para la oferta, y ha deteriorado la base socioeconómica de muchos países latinoamericanos, Chile incluido, han emergido nuevas oportunidades durante la pandemia”, opina Lu.

Según la doctora en Economía, China y Chile poseen muchas ventajas complementarias para materializar las nuevas oportunidades en las áreas de industria de tecnología informática, economía compartida y comercio electrónico transfronterizo, como por ejemplo el capital y la tecnología de China, y la demanda de Chile en el desarrollo de la infraestructura digital.

Mirando hacia el futuro, China se ha propuesto establecer un nuevo patrón de desarrollo en el que los mercados nacional y extranjero se puedan impulsar mutuamente, con el mercado interno como pilar, lo que implica un mercado de mayor tamaño y mayor demanda de productos exóticos.

En este contexto, y con la cooperación entre China y Chile como referencia, los países latinoamericanos “deben aprovechar el mercado, aumentar el flujo de personas, capitales y bienes, construir una economía mundial abierta y fomentar la cooperación industrial”, opina Song.

A su juicio, una cooperación más estrecha y más profunda en las cadenas industriales y de suministro será posible para ayudar a los países de América Latina a elevar su nivel de industrialización, y una de las vías para realizar esta cooperación es a través de la iniciativa de la Franja y la Ruta.

En un entorno de creciente proteccionismo e intentos de desglobalización, China y Chile comparten consensos a la hora de defender el multilateralismo y la globalización. En la conversación telefónica entre los dos jefes de Estado, ambos mencionaron la coordinación en temas globales como el libre comercio, desarrollo sostenible y el cambio climático.

“Si las dos partes pueden avanzar aún más en la coordinación de posiciones, será favorable para que China y América Latina sean más unidas y hagan frente a los desafíos globales conjuntamente”, manifestó Song.

(201215) — SANTIAGO, 15 diciembre, 2020 (Xinhua) — Imagen cedida por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile del encargado de negocios de la embajada de China en Chile, Zhou Yi (i), hablando durante una ceremonia presencial con motivo de los 50 años del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre Chile y China, en la cancillería, en Santiago, capital de Chile, el 15 de diciembre de 2020. El gobierno chileno, junto con autoridades chinas, conmemoró el martes los 50 años del establecimiento de sus relaciones diplomáticas, en una ceremonia presencial realizada en la cancillería. (Xinhua/Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile) (jg) (ra) (vf)

Comments are closed.