Cónsul de México en Tijuana explica los objetivos del décimo cuarto plan quinquenal de China

El jueves 3 de septiembre, el Sr. Yu Bo, Cónsul General de China en Tijuana impartió una conferencia en línea para la red de incubadoras de empresas y laboratorios de innovación de la Universidad Nacional Autónoma de México, organizada por la Cámara de Comercio y Tecnología México China y su presidenta, Amapola Grijalva.

Metas alcanzadas
El Sr. Yu Bo comenzó por hacer un balance de los logros obtenidos durante el décimo tercer plan quinquenal, que concluye este año, en el que destacó el desarrollo estable de China, pese a la compleja situación internacional.

“Más de 55 millones de personas han salido de la pobreza extrema”, aseguró el cónsul, y dijo que, en 2020, China será la única gran economía a nivel mundial que registre un crecimiento positivo, lo que pone de manifiesto la gran resiliencia del modelo económico chino.

En materia de cooperación internacional, Yu Bo señaló que China firmó más de 200 documentos de cooperación con 138 países y 30 organizaciones en el marco de la iniciativa de la Franja y la Ruta, además de la creación de 21 zonas piloto de libre comercio y la realización de tres ediciones de la Expo Internacional de Importaciones de China (CIIE, por sus siglas en inglés).

En lo relacionado con la pandemia de COVID-19, Yu Bo aseguró que en todo momento, la prioridad de China ha sido la vida del pueblo.

Nueva expedición
En cuanto al décimo cuarto plan quinquenal, 2021-2025, Yu Bo dijo que se trata del punto de arranque para una nueva expedición, cuyo objetivo es conseguir la revitalización de la gran nación china, así como cumplir con la construcción integral de una sociedad modestamente acomodada.

“China construirá un país sólido en cultura, educación, talento y deporte”, aseguró el diplomático, y añadió que se adoptará un nuevo paradigma ecológico así como un nuevo concepto de desarrollo innovador, todo ello con el objetivo de elevar el nivel de vida de la gente.

En el aspecto internacional, Yu Bo subrayó que China, desde hace mucho tiempo, está integrada a la economía mundial, y dijo que no pretende regresar al pasado, pues, aseguró, ningún país puede desarrollarse con las puertas cerradas.

“El nuevo paradigma de desarrollo que nos proponemos no es solo la circulación doméstica y aislada, sino que incluye dos circulaciones: nacional e internacional, abiertas entre sí y que se complementen recíprocamente”, dijo.

Para explicar este nuevo paradigma de desarrollo señaló tres puntos clave: 1) la ampliación de la demanda interna, pues, de acuerdo con el cónsul, el consumo interno es la principal energía motriz de la economía china.

2) Adoptar una estrategia de desarrollo innovador que transforme rápidamente los logros científicos y tecnológicos en fuerzas productivas, y crear un sistema innovador de estrecha relación entre ciencia, tecnología, educación, industria y finanzas.

3) Llevar a cabo la reforma para incrementar el dinamismo del mercado. Yu Bo aseguró que tras 40 años de la política Reforma y Apertura, los resultados obtenidos son una prueba de que la reforma constituye la clave para liberar y fomentar las fuerzas productivas sociales.

“La reforma y la apertura es el camino para el desarrollo futuro de China”, dijo el cónsul.

Finalmente, el cónsul señaló que todos estos objetivos en materia de desarrollo no son solo para beneficio de China, sino del mundo, pues según su discurso, se trata de aprovechar mejor el potencial del mercado chino para ofrecer más oportunidades al resto del mundo.

En este sentido agregó que se rebajarán en mayor medida los aranceles y los costos institucionales; se crearán zonas piloto de innovación para aumentar la importación de bienes y servicios; entrará en funcionamiento el puerto de libre comercio de Hainan, entre otras acciones, cuyo objetivo es que China tenga una economía abierta al nivel más elevado.

Comments are closed.