Esfuerzos de China en alivio de pobreza “han sido nada menos que notables”, dice directivo de Banco Asiático de Desarrollo

MANILA, 3 dic (Xinhua) — Los logros de China en el alivio de la pobreza durante los últimos 40 años “han sido nada menos que notables”, dijo James Lynch, director general del Departamento Regional de Asia Oriental del Banco Asiático de Desarrollo (ADB).

China anunció que logró sacar del listado de pobreza a los condados que se consideraban como tal, lo que significa que, por primera vez en su historia, el país está libre de la pobreza absoluta.

“En 1978, la pobreza extrema era del 80 por ciento en el país. Pero desde entonces, una combinación de rápido crecimiento económico y políticas efectivas han eliminado la pobreza extrema”, dijo Lynch en entrevista con Xinhua.

Durante los últimos 40 años de reforma y apertura, más de 700 millones de personas en China han salido de la pobreza, contribuyendo con más del 70 por ciento de los esfuerzos globales sobre reducción de la pobreza.

“Esta es una enorme contribución que China ha hecho a la agenda de desarrollo global, incluido el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Este logro también contribuye a una mayor confianza y gasto de los consumidores, lo que, a su vez, es un buen augurio para el desarrollo regional y el crecimiento global”, explicó Lynch.

El directivo elogió el papel del Gobierno chino en la lucha contra la pobreza y citó el aumento del gasto público en servicios sociales.

“Al reducir la pobreza y aumentar los gastos en servicios sociales, los hogares en China ahora tienen una mayor seguridad en términos de ingresos y acceso a servicios sociales básicos”, argumentó.

Los planes quinquenales de China también explican el éxito, ahondó Lynch, para agregar que son “fundamentales para la destacada transformación socioeconómica de China”.

“Y no me refiero aquí sólo a los impresionantes logros de desarrollo de los últimos 40 años. La transformación y modernización de China comenzaron en la década de 1950”, incidió.

Observó que el primer plan quinquenal en 1953 estableció una base industrial sólida e impulsó la conectividad al expandir el sistema ferroviario del país.

Lynch citó un dicho en China: “Si quieres hacerte rico, primero construye carreteras”, y señaló que el desarrollo de la infraestructura de transporte y comunicación proporcionó a los agricultores un mejor acceso a los mercados y a los servicios sociales para las personas en áreas remotas.

Como parte de la campaña mundial de reducción de la pobreza, lo que China ha logrado en los esfuerzos de reducción de la pobreza también proporciona una experiencia valiosa para otros países en desarrollo.

“China se ha convertido en una fuente de conocimiento para otros países en desarrollo en muchas áreas, y especialmente en lo que tiene que ver con sus prácticas efectivas e innovadoras en la reducción de la pobreza”, dijo Lynch.

Los legisladores y los profesionales del desarrollo internacional ahora aprenden de China, adaptando la experiencia del país a sus propias condiciones específicas, añadió.

En su entender, China ha estado trabajando con otros países a través de varias iniciativas, incluida la Global Poverty Reduction Online Knowledge Sharing Database y la campaña Challenge Prize on Best Practices.

“Estas iniciativas son importantes. Este ejercicio de construir juntos información relevante del proyecto y presentarla de manera que otros puedan absorberla y aprender lecciones relevantes por sí mismos ayudaría a los procesos de desarrollo en otros países”, aseguró.

Destacó el modelo orientado al desarrollo de China para el alivio de la pobreza, subrayando que ahora es el más importante de los varios enfoques que se han utilizado durante años para aliviar la pobreza y tiene características chinas distintas.

“Un aspecto importante del enfoque orientado al desarrollo ha sido la movilización generalizada de fuerzas sociales para participar en el alivio de la pobreza”, expuso.

Lynch ponderó que China es un actor importante en la promoción de la cooperación y la integración regionales y que su ascenso es visto en general como una fuerza integral en la promoción de la integración regional a través del comercio y la institucionalización de la cooperación multilateral.

“China también es un miembro activo en los programas de cooperación subregional del Banco Asiático de Desarrollo. El banco ha trabajado con China y otros miembros para mejorar la conectividad regional, apoyar los corredores económicos y tratar los problemas regionales emergentes”, detalló Lynch.

Aseveró que el Banco Asiático de Desarrollo continuará apoyando la transición de China hacia un desarrollo verde de alta calidad a través de inversiones en tres áreas estratégicas: desarrollo ambientalmente sostenible, mitigación y adaptación al cambio climático, envejecimiento de la población y seguridad sanitaria.

“De cara al futuro, el enfoque de China en una recuperación económica ecológica de la pandemia de la COVID-19 es bienvenido y se espera que contribuya a efectos positivos en la misma China y en Asia y el Pacífico durante los próximos cinco años”, resumió el entrevistado.

Comments are closed.