Diplomático chino rechaza acusaciones de EE. UU. en ONU

NACIONES UNIDAS, 8 oct (Xinhua) — Un alto diplomático chino rechazó el miércoles las acusaciones contra su país de la representante permanente de Estados Unidos ante la ONU, Kelly Craft, en la Tercera Comisión de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

EE. UU. vertió una vez más acusaciones infundadas contra China y se aprovechó de la plataforma de la ONU para difundir rumores y provocar la confrontación con meros fines políticos nacionales, dijo Dai Bing, representante permanente adjunto chino ante la ONU.

“China se opone con firmeza y rechaza totalmente las acusaciones”, resaltó. Según apuntó, es errado, fútil e irresponsable tratar de desacreditar a China y culparla de la pandemia de COVID-19.

“China ha contenido la enfermedad, mientras que en Estados Unidos los casos confirmados superan los siete millones y varias decenas de personas en la Casa Blanca han dado positivo.

China pone en primer lugar la vida de la gente. El Gobierno estadounidense debe a su gente una explicación de por qué el país, con más de 210.000 muertos, encabeza las cifras de casos y fallecidos en el mundo”, dijo.

La región autónoma uygur de Xinjiang (noroeste de China) disfruta de estabilidad y prosperidad social, y todos los grupos étnicos viven juntos en armonía, explicó Dai, quien añadió que hay 24.400 mezquitas allí, 10 veces más que en Estados Unidos.

De 2010 a 2018, la población uygur en la región pasó de 10,17 millones a 12,71 millones, un incremento superior al 25 por ciento, 10 veces mayor que el de los han, relató.

“La llamada ‘esterilización forzada’ es una pura mentira”, dijo. El año pasado, cuando se produjeron disturbios violentos en la Región Administrativa Especial de Hong Kong (RAEHK), hubo destrozos en el edificio del Parlamento, al tiempo que varios parlamentarios fueron apuñalados, hubo gente herida y los negocios quedaron paralizados.

Todo lo anterior entristeció a los residentes de Hong Kong y ante estas circunstancias, ningún país soberano se quedaría de brazos cruzados, afirmó Dai.

Con la aplicación de la ley de seguridad nacional, el 80 por ciento de los residentes locales creen que Hong Kong es ahora mucho más seguro, agregó. El mundo actual enfrenta multitud de desafíos y es de esperar que los grandes países asuman responsabilidades especiales.

Estados Unidos, sin embargo, ha optado por ponerse primero a sí mismo, retirándose de la Organización Mundial de la Salud en un momento crítico, intimidando y sancionando a otros países, y socavando la cooperación multilateral, aseveró el diplomático chino.

EE. UU. empieza guerras de forma imprudente e impone sanciones unilaterales según su voluntad, lo que desemboca en cientos de miles de víctimas civiles, dijo Dai, y agregó que Washington no toma en consideración las dificultades financieras de la ONU y adeuda cuotas.

EE. UU., continuó, se está poniendo contra la comunidad internacional y a menudo queda aislado en el Consejo de Seguridad de la ONU. Según subrayó, el pueblo chino es quien mejor puede hablar de la situación de los derechos humanos en su país, donde el índice de aprobación del Gobierno chino está por encima del 90 por ciento.

No hay ninguna fuerza que pueda detener el desarrollo y el progreso de China. “Instamos a Estados Unidos a abandonar la mentalidad de la Guerra Fría y los prejuicios ideológicos, reconocer el progreso histórico en derechos humanos de los chinos y dejar de difundir mentiras y ‘virus políticos'”, anotó.

Comments are closed.