Amistad, solidaridad, confianza y cooperación definen 60 años de relaciones Cuba-China, según embajador cubano

BEIJING, 28 sep (Xinhua) — Este año se conmemora el 60° aniversario del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre China y Cuba. Con un profundo sustento histórico, los nexos bilaterales se caracterizan por la amistad, la solidaridad, la confianza y la cooperación, subrayó en una reciente entrevista con Xinhua Carlos Miguel Pereira, embajador de Cuba en China.

Cuba fue el primer país latinoamericano en establecer lazos diplomáticos con la República Popular China. “Cuba y China han establecido un modelo de cooperación entre dos naciones basado en la igualdad, el respeto mutuo y el beneficio recíproco”, afirmó Pereira.

“A lo largo de estas seis décadas, ha sido manifiesto el apoyo mutuo en los temas de mayor sensibilidad para ambos países”, refirió el diplomático cubano, tras agregar que ambas partes han obtenido fructíferos logros de cooperación en diversos sectores, tales como la economía, la cultura y la salud.

Tras enfatizar que Cuba y China comparten un estrecho vínculo histórico y sus respectivas culturas se han nutrido la una de la otra, Pereira pidió profundizar aún más los intercambios en este sector, así como entre las nuevas generaciones para mantener y enriquecer el puente de amistad entre los dos países.

“La cooperación entre Cuba y China no tiene límites. Hoy no hay ningún sector principal de la economía cubana que no tenga un vínculo importante con su similar chino”, sostuvo el embajador del país caribeño, añadiendo que “la Iniciativa de la Franja y la Ruta sin duda ha establecido una plataforma aún mayor para profundizar la cooperación de beneficio mutuo para ambas partes”.

En noviembre de 2018, Cuba suscribió con China un memorándum de entendimiento sobre la construcción conjunta de la Franja y la Ruta. En estos momentos, China es el mayor socio comercial de bienes de Cuba, con un volumen bilateral de 1.262 millones de dólares en 2019.

Según Pereira, los dos países también han logrado notorios éxitos en el comercio de servicios, incluyendo la investigación y el desarrollo de alta tecnología, los servicios médicos y la industria biofarmacéutica. “El sector de la biotecnología ha marcado los intercambios fundamentales entre ambos países”, detalló.

A principios de este año, se puso en marcha el proyecto biofarmacéutico Fukang (China-Cuba) en la zona de alta tecnología de Fangchenggang, en la región autónoma de la etnia zhuang de Guangxi, en el sur de China, que se espera que tenga un valor de producción anual de 3.000 millones de yuanes.

Asimismo, entró en funcionamiento el Centro de Innovación Conjunta Cuba-China para la Biotecnología, ubicado en la ciudad de Yongzhou, en la provincia central china de Hunan, cuyo laboratorio se dedica a las investigaciones sobre el genoma, la biología molecular y la virología, entre otras áreas.

Los expertos cubanos y chinos están trabajando de manera conjunta para el desarrollo de candidatos de vacunas y medicamentos contra la COVID-19, señaló Pereira.

“El virus no tiene fronteras, por lo tanto no es posible enfrentar la pandemia hoy sin solidaridad y cooperación”, aseguró.

“Desde el mismo estallido epidémico, las autoridades políticas y sanitarias de ambos países se pusieron en contacto, lo cual permitió recibir de manera muy temprana las experiencias que China fue adquiriendo en cada una de las etapas del enfrentamiento a la epidemia, permitiendo a Cuba prepararse también de manera anticipada a la llegada del virus”, indicó Pereira.

Al recordar su reciente visita a varias provincias y municipalidades de China, el embajador cubano calificó de exitosa la lucha de China contra la neumonía COVID-19. “Las autoridades locales aplican sus propias medidas antiepiémicas de acuerdo con las características de cada lugar, apoyando a las empresas pequeñas y mediana más afectadas. La economía de China ha retornado a la normalidad”, detalló.

De Venezuela a Italia, de Argelia a la República de Guinea, los expertos médicos de China y Cuba están trabajando en la primera línea para combatir la epidemia en diferentes rincones del mundo. Hasta la fecha, China había enviado 34 equipos de profesionales médicos a 32 países y había proporcionado o exportado materiales contra la enfermedad a más de 200 países y regiones.

Frente a la expansión del virus, Pereira hizo énfasis en la “importancia defender hoy más que nunca el multilateralismo”.

Cuba comparte el concepto de la comunidad de futuro compartido para la humanidad planteada por China y espera que las vacunas sean un bien público cuando estén disponibles y que lleguen a todas las poblaciones del mundo, manifestó.

Según la filosofía china, los 60 años constituyen el cierre de un ciclo y el comienzo de otro. Al situarse en un nuevo punto de partida histórico, Cuba espera esforzarse junto a China para crear un mundo mejor y más próspero, concluyó Pereira.

Comments are closed.