COMENTARIO: Politizar programa de institutos Confucio es perjudicial para lazos a largo plazo China-Estados Unidos

BEIJING, 14 ago (Xinhua) — El requerimiento de la Administración estadounidense de registrar el Centro de Estados Unidos del Instituto Confucio como una misión extranjera es, ni más ni menos, una pura politización de los intercambios académicos entre los dos países.

La decisión se produce después de que algunas organizaciones chinas de medios de comunicación en Estados Unidos hubieran sido designadas como misiones extranjeras. Estas medidas perjudiciales, ejemplos de una mentalidad de Guerra Fría, socavarán la confianza mutua y la cooperación entre China y Estados Unidos.

El centro, inaugurado en 2013, es una institución docente sin ánimo de lucro que apoya la enseñanza y el aprendizaje de la lengua y la cultura chinas en Estados Unidos para profundizar el entendimiento transcultural y el desarrollo lingüístico.

Todos los institutos Confucio en Estados Unidos se basan en la participación voluntaria de universidades estadounidenses y son establecidos conjuntamente de acuerdo con los principios de respeto mutuo, consulta amistosa, igualdad y beneficio mutuo de las universidades chinas y del país norteamericano. La operación y gestión diaria de estos institutos observan las leyes locales y son transparentes.

Ignorando el papel de la organización en el fortalecimiento del entendimiento mutuo entre los pueblos de ambos países, el Gobierno estadounidense ha demonizado y estigmatizado el funcionamiento normal del programa de los institutos Confucio y ha intentado crear un ambiente de miedo en el campo de los intercambios académicos, solo para servir a la agenda estratégica de Estados Unidos para contener a China.

La administración estadounidense ha intensificado su ataque contra las compañías chinas de alta tecnología y de comercio, y ahora está alimentando el enfrentamiento ideológico en los sectores educativo y cultural, lo que constituye otra decisión peligrosa para disociar a los dos países.

Reducir las oportunidades de entendimiento cultural y aprendizaje mutuo entre los dos pueblos llevará a la destrucción de las relaciones bilaterales de largo plazo.

Esta histeria es una señal de alerta que llama a la precaución, ya que los políticos egoístas y estrechos de miras se están robando el futuro de la relación China-Estados Unidos.

Comments are closed.