Economía de EEUU se contrae 5.0 por ciento en estimación revisada de primer trimestre

WASHINGTON, 28 may (Xinhua) — La actividad económica de Estados Unidos en el primer trimestre se contrajo a una tasa anual de 5.0 por ciento en una segunda estimación, 0.2 puntos porcentuales menos que el cálculo previo, informó hoy el Departamento de Comercio estadounidense.

Con el segundo cálculo, una revisión a la baja de la inversión de inventario privada fue compensada parcialmente por las revisiones al alza en el gasto de consumo personal (PCE, por sus siglas en inglés) y la inversión fija no residencial, señala el informe de la Oficina de Análisis Económico del departamento.

La orden de “mantenerse en casa” emitida en marzo y otras medidas en respuesta al brote de la COVID-19 condujeron a cambios rápidos en la demanda, debido a que las empresas y las escuelas cambiaron a trabajo remoto o cancelaron operaciones, y los consumidores cancelaron, restringieron o redireccionaron su gasto, señala el buró.

La disminución en el producto interno bruto (PIB) real en el primer trimestre reflejó las contribuciones negativas del PCE, la inversión privada en inventarios, la inversión fija no residencial y las exportaciones que fueron compensadas parcialmente por las contribuciones positivas de la inversión fija residencial, el gasto del gobierno federal y el gasto del gobierno estatal y local, indica el informe.

En el cuarto trimestre de 2019, el PIB real creció 2.1 por ciento.

“Hubo pocas buenas noticias en los datos subyacentes, y la contracción que ocurrió en el primer trimestre es sólo un indicio de lo que viene en el segundo trimestre”, escribió en un análisis previo Jay H. Bryson, economista en jefe de Wells Fargo Securities.

Al indicar que el confinamiento de la economía, que ocurrió en la mayoría de los estados, realmente empezó a tener efecto hasta mediados de marzo o principios de abril, Bryson señaló: “Esperamos que el PIB real se contraiga a una tasa anualizada sin precedente de 20 por ciento en el segundo trimestre”.

La proyección de Bryson tuvo eco en muchos, incluyendo el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, quien recientemente dijo que la economía de Estados Unidos podría contraerse dramáticamente en el segundo trimestre, a una tasa anualizada de alrededor de 30 por ciento, y que la tasa de desempleo podría ascender entre 20 y 25 por ciento.

En medio de la creciente presión económica, los estados de Estados Unidos, muchos sin lograr una significativa tendencia a la baja en las infecciones de la COVID-19, han empezado a reabrir parcial o totalmente sus economías desde finales de abril. Hasta la semana pasada, todos los estados estaban ya en alguna fase de reapertura.

Muchos gobernadores, con el apoyo de la administración estadounidense, han estado luchando para rescatar la devastada economía, pero los expertos en salud pública, así como los economistas han expresado su grave preocupación de que una precipitada reapertura podría provocar una segunda oleada de infecciones.

Comments are closed.