Enfoque de China: Lucha de China contra la pobreza no deja a nadie atrás

BEIJING, 13 may (Xinhua) — China tiene por meta eliminar la pobreza absoluta este año. Con solo más de 200 días por delante, la batalla ahora se encuentra en su recta final para ayudar a los más pobres de los pobres a cambiar su destino.

La reducción de la pobreza siempre ha sido una preocupación primordial para el presidente Xi Jinping, también secretario general del Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh) y presidente de la Comisión Militar Central, quien dijo que “ninguna zona ni ningún individuo pobre será dejado atrás”.

Desde el XVIII Congreso Nacional del PCCh, a finales de 2012, China ha logrado los mejores resultados en su historia en materia de mitigación de la pobreza. Más de 93 millones de personas de las áreas rurales se libraron de la miseria en los siete años entre 2013 y 2019.

No obstante, para el final de 2019 todavía había 5,51 millones de pobres en el país. La tarea, ya formidable, se vio dificultada aún más por el brote de la neumonía COVID-19.

Mientras Xi inspeccionaba la provincia de Shanxi esta semana, instó a hacer esfuerzos para superar los efectos adversos de la epidemia para garantizar que se alcance el objetivo de la erradicación de la pobreza.

En lo que va del año, Xi ha visitado las parcelas y las familias de campesinos en las provincias de Shanxi, Shaanxi y Yunnan para conocer sus historias personales sobre la lucha contra la pobreza.

DE LIRIOS A HONGOS NEGROS

Durante su estancia en Shanxi, Xi visitó un cultivo de lirios y dialogó con los aldeanos que allí trabajan.

Xi manifestó su agrado al enterarse de que en los últimos años, gracias a la orientación de reconocidas empresas y cooperativas, la granja ha logrado una producción y calidad estables con un mercado y precio garantizados, ayudando a salir de la pobreza a numerosas familias.

Xi señaló que el cultivo y procesamiento de los lirios puede convertirse en una gran industria con grandes perspectivas, e instó a aprovechar plenamente su papel en la reducción de la pobreza.

Las industrias rurales son clave para evitar que las personas que han salido de la pobreza vuelvan a caer en la misma, subrayó el mandatario.

Cuando Xi visitó el mes pasado la provincia noroccidental de Shaanxi, también inspeccionó las industrias rurales locales.

Impresionado por cómo los hongos negros pueden ayudar a los aldeanos locales a vencer la pobreza, Xi exclamó: “¡Hongos pequeños, gran industria!”

Xi también subrayó el potencial del comercio electrónico en la comercialización de los productos agrícolas. “Tiene un papel muy importante que jugar”, aseguró.

FUERA DE LAS MONTAÑAS, FUERA DE LA POBREZA

Mientras estaba en Shaanxi, Xi entró en la casa de Wang Xianping, en el distrito de Pingli. Los Wang son una típica familia reubicada.

Solían vivir en una choza de barro en lo alto de una montaña donde las condiciones de vida eran duras.

Gracias a la ayuda del Gobierno, los trasladaron a un nuevo apartamento de tres dormitorios en el casco urbano, por el que solo tuvieron que pagar 10.000 yuanes (1.410 dólares).

Xi le preguntó a Wang en detalle sobre los ingresos de su familia, la educación, la asistencia médica y las condiciones de seguridad social.

Wang le dijo a Xi que la comunidad ha comenzado a establecer fábricas de productos electrónicos y juguetes. Tanto Wang como su esposa encontraron trabajo cerca de su nuevo hogar, lo que les ha dado la posibilidad de brindar una mejor calidad de vida a sus familiares mayores.

En los últimos años han sido reubicadas a zonas más habitables más de 9,6 millones de personas pobres en todo el país, obteniendo acceso a más oportunidades laborales y mejores servicios públicos.

Xi dijo que la reubicación es esencial para que las personas de áreas inhóspitas logren avances en materia de desarrollo. También, añadió, es un enfoque importante para ganar la lucha contra la pobreza.

El jefe del Estado hizo hincapié en la importancia de garantizar el empleo para que las personas reubicadas se establezcan en sus nuevos hogares, se ganen la vida y no vuelvan a caer en la pobreza.

MIRAR MÁS ALLÁ

“¿Cuál es su expectativa ahora que su familia ha salido de la pobreza?”

Xi planteó la pregunta a la familia de Li Fashun, un criador de cerdos de la provincia suroccidental de Yunnan, durante una visita en enero.

Sentado a la mesa con Xi, el granjero respondió que una vida mejor para sus mayores y buenos trabajos para sus hijos es todo lo que espera en el futuro.

El pueblo de Li se llama Simola, que en el idioma local, wa, significa “El lugar de la felicidad”.

“Ahora que ustedes han dejado atrás la pobreza y avanzan hacia nuevas metas, nuestro país hará lo mismo”, dijo Xi a Li y sus coterráneos.

Después de que China logre construir integralmente una sociedad modestamente acomodada, el país debe hacer todo lo posible para avanzar en la vitalización rural, con el fin de abordar problemas como el desequilibrio urbano-rural, sostuvo Xi.

Se impulsarán las industrias rurales, así como la economía rural, para permitir que más y más aldeanos trabajen cerca de sus hogares, aumenten sus ingresos y lleven una vida mejor, detalló.

“Ser sacado de la pobreza no es un fin en sí mismo, sino el punto de partida de una nueva vida y una nueva búsqueda”, puntualizó Xi en un simposio sobre la reducción de la pobreza a principios de marzo.

Comments are closed.