COVID-19: pandemia y confianza

Por TEODORO RENTERÍA ARRÓYAVE*

Mientras la visita del presidente chino, Xi Jinping, a la ciudad de Wuhan, epicentro del brote del nuevo coronavirus (COVID-19), generó confianza mundial, en la víspera se difundió en minutos la decisión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de considerar dicha enfermedad como una pandemia.

En efecto, la visita de inspección del presidente chino a esa localidad demostró su preocupación por la salud de las personas y aseguró al mundo la confianza de China en la victoria final sobre el nuevo coronavirus, afirmaron expertos y académicos internacionales.

Sin embargo, el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en conferencia de prensa, afirmó que el coronavirus causante del COVID-19 ya puede definirse como una “pandemia”, después de que el número de casos afectados fuera de China se haya multiplicado en dos semanas y en ese periodo los países afectados se hayan triplicado.

Y lo más preocupante fue su pronóstico: “Podemos esperar que el número de casos, de decesos y de países afectados aumente” en los próximos días y semanas.

Entre otros expertos mundiales, Subhomoy Bhattacharjee, consultor del Sistema de Investigación e Información de la India para los Países en Desarrollo, dijo que la noticia de la visita de Xi a Wuhan ha aumentado el optimismo mundial sobre las perspectivas de desarrollo de China.

El director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, agregó que el organismo mundial a su cargo está en una continua evaluación del brote porque “estamos profundamente preocupados, tanto por los niveles alarmantes de propagación y gravedad, como por los de inacción”. La enfermedad, agregó, ya llegó a al menos 120 países y amenaza los sistemas de salud de los menos desarrollados. Aunque admitió que “la cantidad de contagios comenzó a declinar en China”.

En otros datos, informó que en América Latina el avance de la enfermedad se ha extendido en Brasil, Argentina y Panamá, con un fallecido en cada uno de ellos y con 144 personas infectadas en toda Latinoamérica.

Finalmente, precisó que hasta ahora la enfermedad ha provocado la muerte de más de 1100 personas fuera de la parte continental de China, donde el brote cobró más de 3100 víctimas fatales.

Declarar la infección como pandemia, desde luego implica reconocer la circulación amplia y sostenida del agente infeccioso en varios países, pero también el aceptar que en China se ha iniciado el control del mal, lo cual obliga a redoblar esfuerzos por parte de los gobiernos de todas las naciones y de las poblaciones en general, en el sentido de que tenemos el ejemplo tácito de que la gran potencia ha logrado no solo detener la enfermedad sino, además, que ya está en plena “declinación” de los contagios.

*Teodoro Rentería Arróyave es periodista y escritor; presidente del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo, CONALIPE; secretario de Desarrollo Social de la Federación Latinoamericana de Periodistas, FELAP; presidente fundador y vitalicio honorario de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos, FAPERMEX; y miembro del Consejo Consultivo permanente del Club Primera Plana.

In Sociedad  

Comments are closed.