Enfoque de China: Recuperación de bebé con neumonía COVID-19 trae esperanza al mundo

NANCHANG, 9 mar (Xinhua) — El señor Guo, junto a su hija de cuatro meses, ha desarrollado el hábito de conversar por videollamada con su esposa, quien continúa recibiendo tratamiento para la neumonía COVID-19 en el Hospital Popular No.5 de la ciudad de Ganzhou, en la provincia china de Jiangxi.

   La esposa de Guo afirma que ver a su marido e hija recuperados del nuevo coronavirus consolidó su fe en combatir la enfermedad.

   El día 12 de febrero, el personal médico celebró la salida del hospital de la infante de cuatro meses tras pasar dos exámenes de ácido nucleico con resultados negativos.

    Poco después de que Guo y su esposa fueran confirmados como casos de COVID-19, se comprobó que la niña también era portadora de la enfermedad, por lo que fue transferida al mismo hospital donde sus padres recibían tratamiento.

   “Dedicamos todos los esfuerzos para comenzar el tratamiento a fin de garantizar que la bebé sobreviviera”, aseguró Liu Hui, director del Hospital Popular No. 5 de Ganzhou. De inmediato se estableció un equipo de expertos para llevar a cabo los procedimientos médicos en la zona de cuarentena donde se encontraban los pacientes infectados.

   Para ofrecerle una mayor oportunidad de superviviencia a la niña, la comisión de salud municipal convocó a los mejores pediatras y enfermeras para participar en el equipo especializado.

“Fue un gran impacto para mí que una niña tan joven pudiera haberse contagiado con el virus”, recordó Li Kaiqi, jefe de pediátría del Hospital Subordinado del Colegio de Medicina de Gannan. El doctor sólo se sintió aliviado tras examinar el estado de la paciente y descubrir que tenía una infección ligera.

   Sin embargo, debido a la corta edad de la paciente, no se podían aplicar medicamentos de forma imprudente, indicó Liu Chunyun, director del departamento No.2 de la unidad de cuidados intensivos y enfermedades respiratorias del Hospital Popular No.5.

   El plan de tratamiento de la menor fue discutido en múltiples ocasiones hasta adoptar una solución de fármacos antivirales en forma de aerosol, al tiempo que se estableció un monitoreo de 24 horas para observar su ritmo respiratorio, frecuencia cardíaca, pulso y concentración de oxígeno en la sangre, entre otros indicadores cruciales.

   Durante el proceso, la situación de la bebé tocó el corazón de todo el personal médico.

   “Era una bebé en nuestras manos”, expresó Xue Zhen, enfermera principal para infecciones pediátricas y nefrología del Hospital de la Salud de la Mujer y la Infancia de Ganzhou.

   La especialista recuerda cuán difícil resultó canalizar a la niña por primera vez. Vestida con traje y gafas de protección, era casi imposible distinguir las venas de la bebé y la enfermera sólo logró aplicar el procedimiento gracias a su amplia experiencia profesional.

   Por su parte, la enfermera jefa Tian Hui recorría más de la mitad de la ciudad para conseguir la leche en polvo que la pequeña acostumbraba tomar.

   Bajo un cuidado intensivo y un efectivo tratamiento, la bebé comenzó a mejorar a partir del tercer día de hospitalización. La fiebre bajaba, la tos se aliviaba y el apetito continuaba creciendo. Bebía 800 milílitros de leche al día, según el personal sanitario.

   Hasta el 12 de febrero, la infante llevaba más de tres días sin mostrar síntomas y el escaneo de tomografía computarizada mostraba que la infección en sus pulmones había desaparecido. Tras los resultados negativos en dos pruebas de ácido nucleico consecutivos fue dada de alta del hospital ese mismo día.

“La recuperación de la niña trae un brillante tono de esperanza al mundo e inspira una fe más firme en el resto de los pacientes, el equipo médico e incluso todo el departamento”, señaló Liu.

   Una semana más tarde, el padre de la niña también abandonó el hospital tras recuperarse de la enfermedad, mientras la madre continúa en tratamiento.

   A medida que cada vez más pacientes curados salen de los hospitales, se vuelve cada vez más sólida la confianza en ganar la batalla contra la neumonía COVID-19. 

(200220) — NANJING, 20 febrero, 2020 (Xinhua) — Trabajadores médicos se despiden de un bebé que se recuperó de neumonía causada por el nuevo coronavirus en el campus Tangshan del Segundo Hospital de Nanjing, en Nanjing, provincia de Jiangsu, en el este de China, el 20 de febrero de 2020. Nueve pacientes, incluido un bebé menor de un año, fueron dados de alta del campus Tangshan del Segundo Hospital de Nanjing el jueves, después de recuperarse de infecciones del nuevo coronavirus. (Xinhua/Ji Chunpeng) (jg) (vf)

Comments are closed.