Bagdad y Washington dialogan sobre conflicto entre EEUU e Irán en suelo iraquí

BAGDAD, 10 ene (Xinhua) — El primer ministro provisional de Irak, Adel Abdul Mahdi, conversó por teléfono con el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, sobre el reciente conflicto entre Estados Unidos e Irán en territorio iraquí y la necesidad de evitar una escalada que conduzca a una guerra abierta, aseguró hoy el Gobierno de Irak.

“Irak rechazó y rechaza todas las operaciones que violan su soberanía, incluida la operación reciente que tuvo como objetivo a Ayn al-Asad y Erbil”, dijo Abdul Mahdi a Pompeo, quien hizo la llamada telefónica el jueves por la noche, según un comunicado emitido por la oficina de medios del primer ministro.

“Irak está haciendo esfuerzos y está contactando a todas las partes para evitar que se convierta a Irak en un campo de batalla”, precisó.

El primer ministro provisional de Irak también le pidió a Pompeo “que enviará delegados a Irak para establecer mecanismos que permitan implementar la resolución del parlamento iraquí de retirar a las fuerzas (extranjeras) de forma segura de Irak”.

“Hay fuerzas estadounidenses que ingresan a Irak y aviones no tripulados estadounidenses volando en el cielo sin permiso del Gobierno iraquí”, señaló Abdul Mahdi.

Por su parte, Pompeo prometió hacer un seguimiento de las preocupaciones de Bagdad y reiteró el respeto de su país por la soberanía de Irak.

La llamada telefónica se produjo en medio de las crecientes tensiones entre Irán y Estados Unidos en territorio iraquí, que comenzaron a finales de diciembre cuando un bombardeo de misiles alcanzó el campamento militar K1, que albergaba tropas estadounidenses en la provincia de Kirkuk, dejando a un contratista estadounidense muerto.

El ataque llevó a las fuerzas estadounidenses a lanzar ataques aéreos contra la milicia chiíta de Kata’ib Hizbulá, respaldada por Irán, en el oeste de Irak, dejando 25 muertos y 51 heridos.

El 3 de enero, un avión no tripulado estadounidense atacó un convoy cerca del aeropuerto internacional de Bagdad, matando a Qassem Soleimani, comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de los Guardianes de la Revolución Islámica de Irán, y a Abu Mahdi al-Muhandis, subjefe de las fuerzas paramilitares iraquíes Hashd Shaabi.

Dos días después, el Parlamento iraquí aprobó una resolución exigiendo que el Gobierno ponga fin a la presencia de las fuerzas extranjeras en Irak y les impida utilizar el espacio aéreo y las aguas iraquíes.

El miércoles, Irán tomó represalias lanzando misiles balísticos contra bases militares que albergan tropas estadounidenses en la provincia occidental iraquí de Anbar y cerca de la ciudad de Erbil, capital de la región semiautónoma de Kurdistán.

Más de 5 mil soldados estadounidenses se encuentran desplegados en Irak para apoyar a las fuerzas iraquíes en la lucha contra los militantes del Estado Islámico.

Comments are closed.