Zoológico de Beijing trata a orangután con terapias de medicina tradicional china

BEIJING, 4 abr (Xinhua) — El Zoológico de Beijing lleva varios años tratando a una hembra de orangután paralizada con terapias de medicina tradicional china (MTC).
La orangután, de 32 años y llamada Pangpang, llegó al zoológico en 1989 procedente de Japón, cuando tenía dos años. En 2008 enfermó repentinamente, empezó a exhibir una reacción lenta, pérdida de apetito y mal humor, y finalmente perdió la movilidad.
Wang Zheng, encargado de los orangutanes en el zoológico, ha cuidado a Pangpang por 15 años. Preocupado, probó diferentes maneras para mejorar la condición del animal, pero nada dio resultado.
En 2016, a Wang se le ocurrió la idea de someterla a terapias de MTC, con más de 2.000 años de historia y reconocida a nivel mundial por la efectividad de sus teorías y prácticas médicas, como la medicina herbaria, la acupuntura, el masaje y las dietas.
“Los masajes y los ejercicios de rehabilitación son terapias suaves y pueden aliviar los dolores de Pangpang”, explicó Wang.
El cuidador adquirió un dispositivo especial con el cual pudo identificar los 19 puntos comunes de acupuntura de la orangután, que son bastante similares a los de los seres humanos, dado el parecido genético de las dos especies.
Pangpang goza de dos sesiones de masajes por día, a las 10:00 y a las 15:00, con la ayuda de instrumentos especiales para tal fin.
Además, es expuesta a luz de espectro total por 30 minutos al día, lo que imita la luz solar y la ayuda a absorber el calcio.
“También controlamos su consumo de azúcar y nos aseguramos de que el 60 por ciento de su alimentación sean vegetales de hoja verde”, agregó Wang.
Su dieta también incluye cebolletas, que contienen zinc, el cual potencia el crecimiento de los animales.
Además de la medicina tradicional china, los encargados del zoológico instalaron anillos en la jaula de Pangpang para fortalecer sus brazos, y frecuentemente cambian de lugar los contenedores de comida para animarla a moverse.
Tras más de dos años de tratamiento, la orangután tiene más movilidad y puede alimentarse por sí misma, aunque sus movimientos carecen de la agilidad propia de estos animales.
“El masaje y los ejercicios continuarán. Esperamos que pueda llevar una vida feliz y sana en la vejez”, dijo Wang.

Comments are closed.