ESPECIAL: Variopinto empresariado latinoamericano abre nuevos horizontes al darse cita en la CIIE de Shanghai

SHANGHAI, 6 nov (Xinhua) — Empresarios ya veteranos y otros recién llegados han viajado desde diferentes rincones de América Latina a Shanghai con el anhelo de ensanchar su presencia en el mercado chino o bien hacerse un hueco en él.

El salvadoreño Eduardo Salazar y el dominicano Andrea Pavanello son dos de los que acaban de pisar el país asiático por primera vez tras el establecimiento este mismo año de relaciones diplomáticas entre sus países y China.

“Estamos para abrir mercados, para conocer el mercado también y hacer un contacto con China”, y explicar “la calidad de nuestro café y cómo hemos desarrollado nuevos procesos, métodos o tecnología”, dice a Xinhua Salazar en el pabellón de su país en la primera Exposición Internacional de Importaciones de China (CIIE, siglas en inglés), que se celebra en Shanghai entre el 5 y el 10 de noviembre.

Salazar, que pertenece a la quinta generación de cafetaleros de su familia, dirige una pequeña empresa con un producto de gran calidad debido, entre otros factores, a la tierra volcánica que corre por sus cultivos, según relata el empresario en un pabellón donde los baristas cafeteros muestran su arte.

Llega a la feria con la ilusión “de buscar otros mercados, tocar otras puertas y meter nuestro café”. “Aquí yo estoy representando a mi país. Si como país nos unimos y logramos entrar al mercado chino nos beneficiamos todos. Es un trabajo en equipo”, resalta.

El joven empresario señala, entusiasta, que “solo tener la experiencia de identificar qué es lo que busca este mercado es sumamente importante”. Sabe que la cultura del té es milenaria en China y, por eso, “en nuestros tuestes y presentación tenemos que resaltar esas características a que están acostumbrados”.

Quien también busca su nicho en el mercado chino es la Asociación de Productores de Piña de Monteplata, a la que representa en esta feria Andrea Pavanello.

“Nos encantaría que vengan, que conozcan, que prueben, para que vean la diferencia entre nuestra piña y la que están acostumbrados a consumir. Nos encantaría poder tener contactos con clientes, invitarlos a nuestras fincas para que vea nuestras instalaciones, cómo trabajamos”, afirma a Xinhua el también joven empresario.

Aunque sabe que tienen en la piña filipina un gran competidor, confía en que el mayor dulzor de la piña dominicana, debido a su más larga exposición a la luz solar, pueda aferrarse al paladar chino, un pueblo donde la fruta es muchas veces el mejor regalo.

“La feria no ha empezado todavía y ya he tenido dos clientes interesados en nuestro producto”, dice satisfecho en el pabellón país de la República Dominicana, donde los visitantes pueden hacerse fotografías portando una piña y flanqueados por una pareja vestida con trajes tradicionales.

A diferencia de estos dos empresarios aún bisoños en China, la chilena Agrosuper lleva ya más de 15 años asentada en el país asiático, aunque participa en la feria “con la intención de seguir creciendo”, indica a Xinhua el director para China de la firma, Alejandro Cuevas.

La empresa, principal exportadora de proteína animal (pollo, pavo, cerdo y salmón) de Chile, vende ya a China unos 200 millones de dólares anuales, de los que más de 90 millones son carne de cerdo.

“Queremos transmitirle más calidad y seguridad al consumidor chino”, explica Cuevas. La firma, detalla, comercializa sus productos a través de socios locales, el mercado local, plataformas online y también restaurantes.

En otro sector totalmente diferente está la uruguaya Zonamerica, una plataforma de comercio electrónico que tiene en la actualidad dos zonas francas, una en Montevideo y otra en Cali (Colombia), y que se ha instalado además en las ciudades chinas de Foshan y Zhuhai, ciudad frente a Macao donde está ubicado un parque de cooperación chino-latinoamericana.

“Estamos desarrollando un puente de comercio internacional y entendemos la importancia del mercado chino tanto en la importación como en la exportación”, según comenta a Xinhua su director general, Martín Dovat.

En estos momentos, continúa, “vemos una escasa presencia de productos latinoamericanos de buena calidad para una clase media y alta emergente que está empezando a viajar y a interesarse por productos de otras partes del mundo y estamos montando una página donde estamos colocando productos latinoamericanos al alcance del mercado chino”.

La feria, coincide Dovat con el resto de empresarios de la región, va a servir como catalizador y palanca de las exportaciones latinoamericanas en China.

Comments are closed.