ESPECIAL: La internacionalización del yuan puede facilitar el comercio con América Latina y ampliar opciones de crédito

El proceso de internacionalización del yuan chino puede tener efectos beneficiosos para América Latina, al abrir nuevas vías de financiación, en especial para países con dificultades de acceso a los mercados internacionales, y al suponer una facilitación para el comercio, dijeron hoy analistas.

El yuan, también conocido como renminbi, acaba de dar su último paso en su expansión internacional al haber sido aceptado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) como una de las integrantes de la cesta de monedas con las que se calculan sus Derechos Especiales de Giro (SDR, por sus siglas en inglés).

De este modo, la divisa china ha sido elevada al estatus de moneda de reserva y ha quedado en iguales condiciones al dólar, el euro, la libra esterlina y el yen japonés, en lo que Beijing ha considerado un “reconocimiento al progreso en el desarrollo económico, la reforma y la apertura de China”.

Analistas consultados por Xinhua indicaron que, para América Latina, el efecto más palpable del reconocimiento internacional del yuan reside en el ámbito comercial.

A partir de ahora, los Bancos Centrales de los países latinoamericanos tendrán más garantías para incluir al yuan en su lista de reservas internacionales, con lo que podrán convertirse en una fuente más accesible de moneda china para las empresas que comercian con el país asiático.

En septiembre pasado, el yuan fue la quinta moneda más utilizada del mundo (por detrás del dólar, el euro, la libra y el yen), con una cuota de un 1,86 por ciento en los pagos globales, según datos de la Sociedad para las Telecomunicaciones Financieras Interbancarias Mundiales (SWIFT).

América Latina, a pesar de que es una de las regiones con mayores flujos comerciales con China, todavía comercia muy poco en yuanes, aunque varios países de la región han expresado su intención de relegar el dólar, entre ellos Brasil, uno de los integrantes del BRICS junto a China.

“Los integrantes de los BRICS quieren intensificar el comercio en monedas nacionales, esto reduce la dependencia de Estados Unidos y puede abaratar costes. Si el yuan está más disponible para los exportadores brasileños, será una ventaja”, comentó Alexandre Contijo, analista del Consejo Empresarial Brasil-China.

La puesta en marcha el pasado octubre del Sistema de Pagos Internacionales de China (CIPS), combinada con la entrada del yuan en la categoría de elite de las divisas mundiales, puede suponer un aumento del flujo de esa moneda en las corrientes comerciales con América Latina.

La analista brasileña Larissa Wachlolz, de la consultora Vallya, explicó a Xinhua que el CIPS, sostenido en la inclusión del yuan en la cesta de monedas del FMI, puede servir para impulsar la financiación de inversiones en renminbi.

“Hay un movimiento de China para que se trabaje en esa dirección. La presencia de los bancos chinos en América Latina está consolidada. Entes como el ICBC (Banco Industrial e Comercial de China) o el China Development Bank tienen capacidad para financiar inversiones chinas en América Latina y ahora, si tienen interés, pueden hacerlo en yuanes. Aunque está por ver como esos bancos van a implementarlo”, comentó.

La ventaja “más inmediata” para este nuevo flujo de yuanes podría ser la financiación de países que atraviesan dificultades económicas y en los últimos años han visto restringido su acceso a los mercados internacionales de crédito.

El ejemplo más claro es el caso de Venezuela, que podría tener interés en buscar financiación china en yuanes, a través de entidades chinas, para luego usar esa divisa en el pago de sus importaciones del país asiático, según afirmó Wachlolz.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, afirmó el pasado martes que está “avanzando” el diálogo con China para obtener financiación por parte del país asiático, que además tiene importantes planes de inversión en el país caribeño.

La analista dijo que aún es incierto el impacto de la inclusión del yuan en los SDR en otros ámbitos, puesto que los derechos de giro del FMI tienen un uso muy limitado, entre los que destaca el pago de las tasas del canal de Suez.

El Banco Mundial emitió el 31 de agosto último emblemáticos bonos denominados en SDR en el mercado interbancario de China.

Los bonos a tres años valuados en 500 millones de SDR (cerca de 700 millones dólares) fueron facturados como “bonos Mulan”. La moneda china, el yuan o renminbi, se utilizará como moneda de liquidación.

Esta es la primera emisión de bonos en SDR desde 1981.

(Fuente: Xinhua en Español)

china_america_latina

Comments are closed.