China y Africa trazan visión estratégica para cooperación de beneficio mutuo con plan de acción práctico

01

6 de diciembre de 2015. El presidente chino, Xi Jinping, y los líderes africanos han concluido el sábado en esta ciudad sudafricana una histórica cumbre con un consenso unánime para actualizar los lazos China-Africa con el respaldo de una hoja de ruta para seguir potenciando la cooperación mutuamente beneficiosa y el desarrollo común.

En opinión de funcionarios y observadores de la región, este cónclave no sólo ha introducido en una nueva era de desarrollo común a la segunda mayor economía del mundo y al “más prometedor continente” del planeta, sino también atestiguó, una vez más, la relación fraternal y la asociación auténtica entre China y Africa.

UNA ACTUALIZACION, CINCO PILARES Y DIEZ PLANES

Durante sus observaciones concluyentes de la cumbre de Johannesburgo, la segunda de su tipo de los 15 años de historia del Foro de Cooperación China-Africa (FOCAC, siglas en inglés), Xi anunció que él y decenas de líderes africanos participantes llegaron, por unanimidad, a un acuerdo para elevar la relación chino-africana al nivel de asociación estratégica de cooperación integral.

Esta actualización, propuesta por Xi en su discurso del viernes en la ceremonia inaugural de la cita, tiene lugar nueve años después de que China y los países africanos decidiesen, durante la primera cumbre del FOCAC en Beijing, establecer un nuevo tipo de asociación estratégica entre las dos partes, caracterizada por la equidad política y la confianza mutua, la cooperación económica de beneficio recíproco y los intercambios culturales.

En apoyo a este progreso de vital importancia, los líderes africanos se hicieron eco del llamamiento de Xi al fomento de los cinco importantes “pilares” de la igualdad política y la confianza mutua, la cooperación económica de beneficio recíproco, los intercambios culturales mutuamente enriquecedores, la asistencia recíproca en materia de seguridad, y la solidaridad y la coordinación en los asuntos internacionales.

Con miras a materializar esta actualización, ambas partes también acordaron emprender 10 importantes planes de cooperación durante los próximos tres años en áreas como la industrialización, la modernización agraria, la construcción de infraestructuras, los servicios financieros, el desarrollo ecológico, la facilitación del comercio y de la inversión, la reducción de la pobreza y el bienestar social, la salud pública, los intercambios entre personas, y la paz y la seguridad.

Estos programas, según aseveró el mandatario chino el viernes, tienen por propósito ayudar a las naciones africanas a superar los tres obstáculos para el desarrollo, concretamente, las infraestructuras atrasadas, la escasez de talentos y el financiamiento inadecuado, para así conseguir la industrialización y la modernización agraria, y lograr un desarrollo independiente y sostenible.

En lo que se refiere a la falta de personas cualificadas, Xi anunció que China establecerá varios centros regionales de formación vocacional y escuelas dedicadas a la mejora de habilidades para Africa, ofrecerá capacitación de 200.000 técnicos para los países del continente, y, además, brindará oportunidades de formación en territorio chino a 40.000 personas procedentes de Africa.

Mientras tanto, China, según afirmó el mandatario, concederá oportunidades a 2.000 estudiantes africanos para que estudien en el país oriental y en donde consigan grados o diplomas académicos, aparte de un total de 30.000 becas gubernamentales.

El presidente Xi aseguró que cada año su país invitará a 200 estudiosos africanos a visitar China, y a 500 jóvenes africanos a estudiar en China, a los que también se sumarán 1.000 profesionales de los medios de comunicación africanos que recibirán formación por parte de China.

Entre muchas otras medidas, destaca el compromiso de China con la condonación de las deudas pendientes, en forma de préstamos gubernamentales bilaterales sin interés y pedidos por los países africanos menos desarrollados, las cuales debían pagarse a finales de 2015, así como el arranque de 200 proyectos y programas especiales bajo el nombre de “Vida Feliz”, centrados en las mujeres y los niños, según desgranó Xi.

Los referidos 10 planes “han identificado las áreas en que Africa está interesada y que se incluyen en nuestra Agenda 2063”, comentó Nkosazana Dlamini-Zuma, presidenta de la Comisión de la Unión Africana (CUA) que, junto a China y 50 países africanos que han establecido relaciones diplomáticas con Beijing, integran el FOCAC.

“Estas son áreas en que vamos a cooperar y a elevar la relación a un nivel más alto”, dijo la presidenta de la CUA en entrevista concedida el sábado a Xinhua. Enfatizó asimismo que la cooperación con China le permitirá a Africa la construcción de las redes de carreteras, ferrocarriles y aviación.

Por su parte, el ministro zimbabuense de Industria y Comercio, Mike C. Bimha, cuyo país recibió una visita de Estado por parte de Xi, antes de que viajase a Sudáfrica, dijo a Xinhua que este paquete de medidas “es el mejor que un jefe de Estado pueda proponer y el mejor que haya salido del FOCAC”.

BUENOS AMIGOS, BUENOS SOCIOS, BUENOS HERMANOS

Bajo el lema “Africa y China progresando juntos: cooperación de beneficio recíproco para el desarrollo común”, la cumbre de Jonnesburgo del FOCAC aprobó una declaración y un plan de acción 2016-2018 en una sesión plenaria. Tras esta, el presidente sudafricano, Jacob Zuma, que copresidió el evento con Xi, dio por clausurada la reunión de dos días.

Además de trazar el rumbo para la cooperación de beneficio mutuo entre China y Africa, el encuentro de los líderes, que Xi definió como “una conferencia histórica” y un “éxito absoluto”, también ha recibido amplios elogios por haber materializado una vez más la amistad fraternal de la nación asiática con sus socios africanos y su compromiso con el desarrollo común.

“Al abordar las relaciones de China con Africa, nos adherimos a los principios de la sinceridad, los resultados prácticos, la afininad y la buena voluntad, y mantenemos los valores de la amistad, la justicia y los intereses compartidos”, reafirmó Xi el viernes en su discurso en la ceremonia de apertura, que fue interrumpido en varias ocasiones por los aplausos de los asistentes.

Los principios están también consagrados en el segundo documento sobre la política de China hacia Africa, que fue publicado durante la cumbre.

El texto proclama que China y Africa “siempre han pertenecido a una comunidad de futuro compartido” y que “siempre han sido buenos amigos que permanecen juntos en la dicha y en la adversidad, buenos socios que comparten el bienestar y los problemas y buenos hermanos que confían por completo en el otro a pesar de los cambios en el panorama internacional”.

En una elocuente muestra del compromiso de Beijing con estos principios, el presidente chino se reunió al margen de la cumbre con más de 40 líderes africanos, tanto por separado como en reuniones de grupo. En estos encuentros pudo intercambiar opiniones con ellos sobre las relaciones entre China y sus respectivos países y sobre otros asuntos de interés común.

Al tiempo, con el fin de garantizar la implementación adecuada de los 10 importantes planes, Xi anunció que su país ofrecerá 60.000 millones de dólares estadounidenses en apoyo financiero.

Esta suma incluye 5.000 millones de dólares en subvenciones y préstamos sin interés, 35.000 millones de dólares en préstamos preferenciales y créditos de exportación, 5.000 millones de dólares cada uno en capital adicional para el Fondo de Desarrollo China-Africa y para el Préstamo Especial para el Desarrollo de las Pymes de Africa, y un fondo de cooperación China-Africa en capacidad de producción con un capital inicial de 10.000 millones de dólares.

Además, Xi subrayó en un foro empresarial que su país “está preparado para compartir con Africa, sin reserva alguna, tecnología avanzada aplicable” y para ayudar a fortalecer “el impulso interno del continente para su desarrollo económico”.

También enfatizó que la cooperación económica entre su país y Africa es abierta e incluye a empresas de otros países sobre la base del beneficio mutuo.

En un tierno testimonio del compromiso integral de China con Africa, la esposa de Xi, Peng Liyuan, que es la embajadora de buena voluntad para la turberculosis y el VIH/SIDA de la Organización Mundial de la Salud, asistió el sábado a una actividad en contra del SIDA y reiteró la promesa de su país de respaldar los programas médicos y sanitarios del continente.

Estas declaraciones y medidas son “muy alentadoras” e indican que China es muy sincera y seria sobre sus relaciones con Africa, afirmó el citado ministro de Industria y Comercio de Zimbabwe, Mike C. Bimha, que añadió que estas iniciativas demuestran que “China quiere ser un amigo de verdad de Africa”.

A ojos del ministro de Exteriores de Lesoto, Tlohang Sekhamene, “está claro que China quiere ser un socio que busca la cooperación con Africa y persigue oportunidades para una cooperación de beneficio mutuo real, en lugar de buscar una situación de dominación”.

ACUSACIONES DE COLONIZACION SON COMPLETAMENTE ERRONEAS

Además de aplaudir el firme compromiso chino y sus nuevas medidas sobre el impulso a la interacción con su continente, los líderes y observadores africanos también se han unido al coro de voces contra la afirmación de que China está colonizando Africa.

Xi emocionó a muchos líderes africanos, incluida Dlamini-Zuma, cuando indicó en su discurso inaugural del viernes que “China cree con firmeza que Africa pertenece al pueblo africano y que los asuntos africanos deben ser decididos por el pueblo africano”.

Se debe conceder a Africa espacio para trazar su propio destino, aseveró la presidenta de la Comisión de la UA haciéndose eco de las palabras del presidente chino. “Africa pertenece a los africanos y se debe permitirnos trazar nuestra propia ruta de desarrollo”, enfatizó.

El ministro de Estado togolés de Economía, Finanzas y Planificación de Desarrollo, Adji Ayassor, destacó a Xinhua el viernes que el discurso inaugural del presidente chino había contado “la verdad de la cooperación entre China y Africa”.

Al contrario de lo que algunos afirman en Occidente, China “no está colonizando Africa”, aseguró el ministro, y opinó que esta es la mejor forma para desarrollar a Africa.

“(China) está tomando el verdadero camino del desarrollo africano. Es una verdadera cooperación”, subrayó.

Las declaraciones de Ayassor están en línea con lo que indicó en su discurso de apertura el presidente zimbabuense, Robert Mugabe, quien también ejerce como presidente rotatorio de la UA. Al agradecer a China su apoyo incondicional a Africa, condenó las acciones de Occidente que han hecho descarrilar el progreso en el segundo continente más grande del mundo.

“China nunca ha sido nuestro colonizador. Aunque algunos detractores han afirmado que nuestra cooperación con Beijing está impulsada comercialmente, la realidad sobre el terreno no concuerda con tal punto de vista distorsionado”, comentó Mugabe.

El presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, que también asistió a la cumbre, se revolvió en contra de las insinuaciones de que las intenciones de China en Africa pudieran ser similares a las de colonialistas. Así, expuso ante la prensa el sábado que “la percepción de que China es el nuevo colonizador es una completa distorsión de las actividades de Beijing en Africa”.

“La consecución de beneficios mutuos es la base de la cooperación chino-africana… No creo que un socio que nos ayuda a luchar contra la pobreza y otros desafíos del desarrollo pueda llamarse colonizador”, aseveró.

Lo que China está haciendo en Africa es lo que los colonialistas no hicieron en el pasado, esto es, ayudar al continente a salir de la pobreza, recalcó Kenyatta. “China está dispuesta a ayudarnos a desarrollar y a cumplir nuestros objetivos socioeconómicos sin imponer su agenda sobre nosotros. Es el aspecto destacado de nuestra cooperación con China”, sentenció.

Spanish. xinhuanet. com

Comments are closed.