China mantendrá su política monetaria tras alza de tasas en EEUU

La más reciente alza de las tasas de interés de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) podría complicar las cosas para el banco central de China, pero no afectará su política monetaria, la cual seguirá siendo prudente y neutral.

Tras el fortalecimiento del mercado laboral y el acercamiento de la inflación a su objetivo, la Fed elevó el miércoles en 25 puntos base las tasas de interés a un rango de entre 0,75 y 1,0 por ciento, en el tercer incremento desde la crisis financiera de 2008.

Se esperan otros dos ajustes este año, lo que complicará la labor del Banco Popular de China (BPCh) que se esfuerza por mantener la estabilidad del yuan y el ritmo de recuperación económica, una tarea nada fácil por el constante trabajo para desactivar riesgos financieros.

Tom Orlik, economista en jefe para Asia de Bloomberg, considera que la Fed ha puesto al BPCh en una posición delicada. Orlik dice que el banco fácilmente podría seguir el ejemplo de la Fed y elevar sus propias tasas de referencia, lo que apoyaría al yuan y reduciría la fuga de capitales, pero a costa de bloquear la recuperación económica.

Por otra parte, mantenerse demasiado firme implicaría los riesgos asociados de devaluar el yuan y fomentar la salida de capitales. En su lugar, el BPCh elige una solución que “tiene mucho sentido”: mantener las tasas de referencia y utilizar instrumentos específicos.

Las tasas de interés para préstamos y recompra inversa a mediano plazo, las herramientas del banco central para las operaciones de mercado abierto, aumentaron 10 puntos base. Estas mayores tasas reflejan cambios en el mercado sin constituir un aumento de las tasas de interés de referencia y sin mostrar cambios en la política monetaria.

Lo que este aumento de tasas indica es que está mejorando la economía tanto en China como en el resto del mundo, además de reflejar los crecientes precios al consumidor, y constituye una respuesta prudente a la Fed.

El BPCh está concentrado en mantener una brecha moderada en las tasas de interés China-Estados Unidos para evitar acumular presiones sobre el yuan y evitar el riesgo de una fuga de capitales, según el analista Liu Dongliang del China Merchants Bank.

Ren Zeping, economista en jefe de Founder Securities, no necesita incrementar las tasas de referencia mientras la inflación siga siendo ligera y la incipiente frágil recuperación económica.

Los más recientes indicadores económicos han resultado mejor de lo que se esperaba: fuertes importaciones, el mayor aumento de la inflación del precio de los productores en cerca de nueve años, repunte de la producción industrial y firme crecimiento de la inversión en activos fijos. En conjunto, estos factores indican que la economía china avanza por el rumbo correcto.

Los nuevos préstamos alcanzaron un nivel récord el año pasado, por tercer año consecutivo por encima del nivel de 2009, cuando el país maniobró en medio la crisis financiera mundial.

Aunque estos préstamos brindan combustible a la recuperación económica de China, corren el riesgo de crear burbujas de activos. Se deben revisar estas burbujas para que no amenacen la estabilidad financiera ni ensombrezcan las posibilidades de la economía en general.

De acuerdo con el informe sobre la labor del gobierno, China creará un “cortafuegos” para atajar los riesgos financieros, con estrecha vigilancia en los activos improductivos, el incumplimiento de bonos, la banca de la sombra y las finanzas por Internet.

Es probable que la economía china mantenga su fortaleza este año, lo que permitiría al BPCh aprovechar la flexibilización monetaria, pero cualquier aumento en las tasas de referencia sería sorpresivo.

La recuperación económica se encuentra en una etapa delicada, asediada por la incertidumbre y con inversiones sensibles a los cambios en las tasas de interés, dijo el analista de CICC Chang Huili.

(Fuente: Xinhua en Español)