Las Dos Sesiones de 2020 desde una perspectiva latinoamericana

Por ENRIQUE DUSSEL PETERS*

Las Dos Sesiones que se llevan a cabo anualmente en China -de la Asamblea Popular Nacional (APN) y del Comité Nacional de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino (CCPPCh)- se llevan a cabo usualmente en la primera quincena de marzo de cada año -ahora se pospuso para el 21 y 22 de mayo por la pandemia del Covid-19- y es seguramente el principal evento anual interno político en China. No sólo se reúnen los principales líderes de la APN y de la CCPPCh, sino que también permite cohesionar y dialogar con otros liderazgos sociales y políticos, particularmente del Partido Comunista Chino (PCCh).

Desde una perspectiva latinoamericana el antecedente del discurso del presidente Xi Jinping en la inauguración virtual de la 73ª Asamblea Mundial de la Salud (el 18 de mayo de 2020) es crucial; Xi destacó la importancia de la “Solidaridad y Cooperación y Construir una Comunidad Global de Salud para Todos”, se comprometió a apoyar a los países afectados vía asistencia con significativos recursos, promulgó una Iniciativa de Suspensión del Servicio de la Deuda a favor de los países más pobres y prometió que las vacunas chinas en contra del Covid-19 estarán “disponibles como bienes públicos globales. Esta será una contribución china …”.

Los resultados de las Dos Sesiones requerirán todavía de mayor análisis en cuanto estuvieran disponibles los diagnósticos y discursos completos, en 2020 las Dos Sesiones son críticas también ante la culminación del XIII Plan Quinquenal y la elaboración del próximo. Es sin embargo posible destacar al menos cuatro aspectos relevantes, con base en el “Informe sobre la Labor del Gobierno” del primer ministro Li Keqiang y comentarios del presidente Xi Jinping el 23 de mayo:

  1. La pandemia del Covid-19 ha exigido enormes sacrificios y esfuerzos sociales y económicos por el sistema de salud pública; sólo gracias a estos esfuerzos la socioeconomía china ha iniciado su recuperación.
  2. El fin primero y último del Gobierno chino es “la mejoría de las condiciones de vida del pueblo” chino: en 2019 se alcanzó 30.000 yuanes per cápita de ingreso disponible y el Gobierno buscará “liberar de la pobreza” a China en 2020: el presidente Xi Jinping señaló que faltan todavía 52 municipios y 2.707 pueblos al respecto. De igual forma el Gobierno se compromete a profundizar el proceso de reforma y apertura y se responsabiliza a Seis Garantías: empleo, condiciones de vida del pueblo, agentes de mercado, seguridad alimentaria y energética, estabilidad de cadenas de suministro y funcionamiento de la base socioeconómica. Estos proyectos e iniciativas están sustentados con instrumentos específicos para 2020 y el futuro.
  3. La implementación de estas iniciativas en 2020 y en el largo plazo se llevarán a cabo bajo el liderazgo del PCCh.
  4. China continuará con su proyecto de “globalización con características chinas” (concepto desarrollado personalmente en los últimos 5 años) y la profundización de una comunidad de destino de la humanidad a través de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, así como su activa participación en el sistema de las Naciones Unidas e instituciones específicas como los BRICS, G20 y múltiples otros. Este compromiso es fundamental para América Latina y el Caribe, también en el Foro CELAC-China.

*Enrique Dussel Peters es profesor del Posgrado en Economía y coordinador del Centro de Estudios China-México de la UNAM. http://dusselpeters.com