Presidente de Corea del Sur se siente optimista respecto a relación con la RPDC

SEÚL, 14 ene (Xinhua) — El presidente de Corea del Sur, expresó el martes su optimismo respecto a las relaciones entre su país y la República Popular Democrática de Corea (RPDC), aunque el estancamiento de las conversaciones entre la RPDC y Estados Unidos dificultó los lazos intercoreanos.

Moon hizo estas declaraciones en una conferencia de prensa televisada de Año Nuevo en la presidencial Casa Azul, diciendo que a pesar de las dificultades, se han hecho esfuerzos para ampliar la cooperación intercoreana a través de la comunicación.

El presidente aseguró que su Gobierno se siente optimista de que la situación mejorará.

En referencia al mensaje de felicitaciones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al máximo líder de la RPDC, Kim Jong Un, por su cumpleaños, Moon aseveró que el mensaje en sí mismo representó un gesto “muy positivo”.
Kim Kye Gwan, un asesor del Ministerio de Exteriores de la RPDC, dijo en un comunicado el sábado que el diálogo con EEUU podría reanudarse si Washington acepta plenamente los pedidos de Pyongyang.

Con respecto a la respuesta de la RPDC, Moon señaló que aunque la RPDC dijo que se reactivarían las conversaciones cuando Washington acepte sus demandas, Pyongyang dejó en claro que no cerrará las puertas al diálogo.

Moon enfatizó la continua confianza entre los líderes de la RPDC y Estados Unidos, y agregó que se estaban haciendo esfuerzos para que se retome el diálogo entre Pyongyang y Washington.

Moon afirmó en su discurso de Año Nuevo hace una semana que su Administración buscará tomar medidas “realistas” para ampliar la cooperación intercoreana mientras continúa los esfuerzos para el éxito de las negociaciones de desnuclearización RPDC-EEUU.

Moon ofreció a la RPDC concertar esfuerzos para generar condiciones para la visita recíproca del líder de la RPDC a Corea del Sur, reafirmando su compromiso con la reanudación de los proyectos de cooperación intercoreana, que se encuentran actualmente suspendidos, y la reconexión de ferrocarriles y carreteras a lo largo de la frontera intercoreana.