OPINIÓN: Alimentos y bebidas, el fuerte de Latinoamérica en la CIIE 2019

*Por Diego Spannaus

Este año, Latinoamérica tuvo un lugar destacado en uno de los pabellones de la Exposición Internacional de Importaciones de China (CIIE, por sus siglas en inglés), celebrado en Shanghai: el dedicado a alimentos y bebidas.

Fue interesante ver cómo productos como el tequila, el mezcal, el vino, pero también el café, el aguacate, la carne de cerdo y de res lucieron en los pabellones de México, Argentina, Brasil, Colombia, Uruguay, entre otros países. Más interesante fue incluso ver cómo, literalmente, filas de potenciales compradores de China se acercaban interesados a conocer la oferta de productos y servicios que estos países pueden ofrecer. Les atraen la novedad, la variedad, la calidad, el precio y la entrega a tiempo.

Este año, al recorrer el largo pasillo de stands de los diferentes pabellones, el de autos, productos médicos, alimentos y otros, fue interesante ver que la CIIE había crecido sustancialmente frente a la edición de 2018. Era imposible recorrerla en un día. Stands robustecidos, infinidad de marcas participando y más de un kilómetro por recorrer en dos pisos hicieron la diferencia. Fue evidente que muchas empresas del mundo tienen hoy más interés de aprovechar la ventana de oportunidades que significa atender a una clase media cuyo poder adquisitivo ya es una realidad, con casi 400 millones de personas o casi tres veces la totalidad de la población de México.

China es uno de los principales socios comerciales de diferentes países de Latinoamérica. Solo de México es el segundo, después de Estados Unidos y muy por arriba de Canadá. Para la región, en general, China es también un socio comercial prioritario. Acentuar las compras que haga China permitirá un mayor equilibrio entre la balanza comercial de la región con el gigante asiático. Hoy, mientras México le vende alrededor de 5032 millones de dólares, le compra 61.700 millones (enero-septiembre, cifras de Banxico).

Desde el pabellón de trading services, en el que se encontraba HSBC, fue muy interesante ver la intersección de intereses en productos y servicios de nuestros clientes de Norte y Sudamérica, Europa, Oriente Medio y Norte de África con potenciales compradores de China. Con más de 150 años en Shanghai y Hong Kong, HSBC es el primer banco internacional para el comercio con el país del dragón: al estar en ese mercado uno está atento también a ventanas de oportunidades en otros países donde opera. En el caso particular de los agronegocios que desplegaron los países de Latinoamérica, fue interesante ver a productores de carne de res y cerdo y granos, entre otros productos, resolviendo inquietudes de potenciales compradores del país sede o consultando la necesidad de utilizar cartas de crédito, en el caso de nuevas relaciones comerciales, de financiamiento, en relaciones ya existentes que podrían ampliarse.

Pero así como diferentes países de Latinoamérica tienen mucho que ofrecer en China, también fue una gran exhibición de la competencia y productos y servicios que se disputarán en el mercado que representa la segunda economía más grande del mundo y el segundo mayor importador y consumidor de bienes y servicios. El mercado es grande, sí, pero la necesidad de comenzar a explorarlo y la habilidad para llevarlo a buen puerto, sin duda, serán fundamentales.

*Diego Spannaus es Director de Comercio y Finanzas para México y América Latina en HSBC

Directivos de comercio exterior de HSBC en la CIIE 2019. Florence Tan, Representante (China), Ajay Sharma (Asia Pacífico), Natalie Blyth, directora global de comercio HSBC, y Diego Spannaus (México y Latinoamérica).
In Destacadas  

Comments are closed.