OPINIÓN: Anuncios globales de Xi en la mayor exposición comercial del mundo

Por Augusto Soto*

Con su discurso de apertura en la II Exposición Internacional de Importaciones de China, el presidente chino, Xi Jinping, se ha reafirmado como uno de los líderes mundiales más influyentes de la globalización del libre comercio, la innovación, el intercambio de bienes, servicios e ideas. En el marco ampliado de la Expo (conocida como CIIE en sus siglas en inglés), ha confirmado que el evento iniciado hace un año en el mismo Centro Nacional de Exposiciones y Convenciones de Shanghai, se ha transformado en el mayor evento internacional en su tipo.

Xi ha hablado ante representantes oficiales de 64 países, de altos representantes de organizaciones internacionales y de más de 3.000 empresas representativas de 150 países y regiones. A la inauguración han asistido el director general de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Roberto Acevedo, así como diversos jefes de Estado y Gobierno, como el presidente francés, Emmanuel Macron, el primer ministro jamaicano, Andrew Holness, el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, y la primera ministra de Serbia, Ana Brnabić, además de Luigi di Maio, ministro de Exteriores de Italia, el país europeo que más recientemente ha firmado un memorándum de entendimiento de la IFR.

La apertura se ha visto realzada con la noticia de la exitosa conclusión de las negociaciones de la Asociación Económica Integral Regional (RCEP en sus siglas en inglés) que agrupa a 15 países de Asia y que constituirá en 2020 la mayor zona de libre comercio mundial, en una alianza abanderada por China.

Una reafirmación de principios

Durante su discurso en la CIIE, que se celebra entre el 5 y 10 de noviembre, Xi abogó por una economía mundial abierta y basada en una cooperación opuesta al proteccionismo y al unilateralismo, decidida a optimizar las cadenas de suministro globales y la demanda del mercado aunando esfuerzos basados en la interconexión y la innovación. Un desarrollo impulsado por ésta, dijo, es esencial para el crecimiento sostenido, así como la integración entre ciencia y tecnología.

Xi alentó a trabajar colaborativamente para construir una economía mundial abierta en pos del beneficio mutuo. “Necesitamos trabajar juntos para salvaguardar el orden internacional e implementar la Agenda 2030 de Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible y aumentar el apoyo a los países menos desarrollados para que los beneficios del desarrollo lleguen a más países y pueblos”, dijo Xi. Y más específicamente, detalló que el Partido Comunista chino acaba de concluir la cuarta sesión plenaria del XIX Comité Central con el claro propósito de reforzar los principios de reforma y apertura reflejados en la II Expo.

Propuestas concretas

Xi detalló los lineamientos fundamentales que guiarán esta acción. Primero, China continuará reduciendo los aranceles y los costos de transacción desarrollando zonas piloto para promover las importaciones a través de medios creativos e importando más bienes y servicios de alta calidad. Para ello adoptará medidas para promover un desarrollo equilibrado en las importaciones y exportaciones, en el comercio de bienes y servicios, en las inversiones bidireccionales, así como en el comercio y la industria. De esta manera Xi confía en asegurar un flujo libre y ordenado de factores de producción, tanto nacionales como internacionales, mejorando la asignación eficiente de recursos con una mayor integración de los mercados.

En segundo lugar, China continuará optimizando una apertura multidimensional y multisectorial, alentando pruebas y experimentos audaces en zonas piloto de libre comercio. En este contexto Xi dijo que se aceleraría el desarrollo del puerto de libre comercio de Hainan, pionero en su tipo en la actual la apertura del país. Igualmente, con el fin de buscar mayores sinergias entre las distintas regiones, se continuarán implementando estrategias de desarrollo integradas para la región Beijing-Tianjin-Hebei, el Cinturón Económico del Río Yangtsé, la región del Delta del Río Yangtsé y el Área de la Bahía de Guangdong-Hong Kong-Macao. En fin, se elaborará una nueva estrategia nacional para la protección del medio ambiente y un desarrollo cualitativo para la cuenca del río Amarillo.

En tercer lugar, se perseverará en el perfeccionamiento de un clima de negocios en continua mejora. Esta decisión es bien factible, aseguró Xi, si tomamos en cuenta el más reciente informe del Banco Mundial que acaba de revelar en octubre que China ha avanzado 15 lugares en la clasificación global durante el último año. En buenas cuentas: China quiere continuar fomentando un entorno empresarial propicio que se base en los principios del mercado.

La Exposición en el contexto mundial

En cuarto lugar, el líder chino anunció la continuación de una cooperación multilateral y bilateral que apoye las reformas necesarias en la OMC, para las que Beijing ya está avanzando ideas.

Xi ha afirmado que la globalización económica representa la tendencia de la historia, y recurriendo a una explícita metáfora, ha dicho que todos los grandes ríos del mundo, como el Yangtsé, el Nilo, el Amazonas y el Danubio “avanzan en un flujo implacable y nada puede detener su poderoso movimiento, ni la corriente de resacas o bancos de arena o rocas escondidas debajo del agua”. Esa misma fuerza inevitable y análoga de la naturaleza mueve el deseo chino de concluir acuerdos de libre comercio de alto nivel con más países.

Por ello Beijing tiene la intención de acelerar las negociaciones para alcanzar un acuerdo de inversiones China-UE, la firma de un tratado de libre comercio con Japón y Corea del Sur, así como otro similar con los países del Golfo Pérsico. Paralelamente, en clara sintonía con una mayoría de países del mundo, Xi reforzó el compromiso colaborativo de China dentro del marco de Naciones Unidas y en consonancia con el G20, así como su disposición a apoyar el impulso del foro APEC y de los países BRICS como motores de la globalización económica.

Por último, el discurso reafirmó que China quiere continuar profundizando su cooperación internacional en el marco de la Iniciativa de la Franja y la Ruta (IFR). En ella China ha firmado 197 documentos de cooperación con 137 países y 30 organizaciones internacionales.

El marco de la Expo

La inauguración, celebrada en el Centro Nacional de Exposiciones y Convenciones de Shanghai se ha ampliado este año hasta alcanzar los 360.000 metros cuadrados, y se subdivide en un área denominada Exposición General de Comercio e Inversión Nacional y en otra conocida como Exposición Comercial Empresarial. El megaevento cuenta con la participación de 24 países que asisten por primera vez, ocasión a la cual, una vez más, han acudido las principales empresas del mundo. Entre ellas aquellas que forman parte de la famosa lista del Fortune Global 500, que este año son más de 250 (en 2018 fueron poco más de 200).

En síntesis, la Expo celebrada estos días en Shanghai, en la misma semana en que comienza a funcionar el 5G en 50 ciudades chinas, tiene lugar en un contexto optimista. De él forman parte las más recientes cifras del Ministerio de Comercio, que registra una inversión extranjera directa que se ha expandido un 6,9 % interanual en los primeros ocho meses de 2019. Todos estos avances y datos dan aún más alas a la apropiada idea de oponerse a la desglobalización, al unilateralismo, al proteccionismo y al aislacionismo.

*Augusto Soto, Director de Dialogue with China Project y representante de China Hoy en España.