Los mejores augurios para la relación China-México

“Soy un convencido de que China será el país más importante del siglo XXI”, señala el senador Héctor Vasconcelos y Cruz, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado de la República de México, quien en agosto y septiembre tuvo una agenda marcada por dos eventos que serán fundamentales para fortalecer las relaciones comerciales, económicas y culturales con China.

En entrevista con China Hoy, el senador del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), ahora en el poder, afirma que es tiempo de que el gigante de Asia recupere la importancia que ha tenido en otros milenios. Recuerda que el siglo XVI fue el último en el que China fue la nación más importante del mundo. Luego, explicó, comenzó un periodo muy largo de problemas internos. “Pero eso ahora se ha revertido. La ruta que tiene actualmente China la llevará directamente a ese auge que estamos prediciendo”, augura Vasconcelos en su oficina en el Senado en la Ciudad de México.

Sobre la actual relación entre China y México, el legislador –quien se confiesa un apasionado de China y de sus personajes históricos– señala que dicho país se ha recuperado en los últimos 20 o 25 años. Trae a la memoria que en los siglos XVIII y XIX hubo importantes intercambios comerciales y pone el ejemplo de la Nao de China y las evidencias que quedaron en el Pacífico del comercio con ese país. “Luego la relación entró en un largo periodo de declive en los siglos XIX y XX”.

Con relación al intercambio comercial, Vasconcelos puntualiza que ambas naciones tienen una relación importante. “En el Senado estamos muy interesados en promover la relación comercial y de inversiones recíprocas e, incluso, de perseguir los objetivos comunes en términos de asuntos globales como el cambio climático y la conservación del planeta”.

En el caso de la coyuntura económica y comercial que se vive en el ámbito global, el legislador destaca la posibilidad de crecimiento entre las relaciones comerciales debido a que ambas naciones promueven el libre comercio. “Espero que en los próximos lustros y decenios la relación económica crezca inmensamente”, expresa el politólogo, egresado de la Universidad de Harvard, donde estudió Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales, y donde también fue alumno del catedrático John King Fairbank (1907-1991), considerado el padre de la sinología.

Fue justamente Fairbank quien le reafirmó su gusto por la cultura china en su curso, en el que hizo una revisión de toda la historia, la literatura y el arte chinos. Ya antes se había maravillado con la figura del político chino Zhou Enlai (1898-1976).

Una relación prometedora

Sobre la relación que pretende tener con China el Gobierno que encabeza el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, menciona que hay un interés muy pronunciado de la actual administración en incrementar esos vínculos.

“El primer embajador que recibió el presidente electo López Obrador fue el de China. A mí me tocó negociar ese encuentro. Esa fue una muestra muy clara del interés del Gobierno y del Senado, que es de lo que yo puedo hablar. Aquí ocurre lo mismo. Debo decir que no he encontrado un solo senador o senadora que no hable de China como una perspectiva a futuro que es inmensamente importante para nosotros”.

Sobre cómo trabaja el Senado de la República en las relaciones con China, el senador morenista hace hincapié en la agenda con la que trabaja actualmente, en la que han destacado dos eventos: el foro “Una nueva era para las relaciones entre China, México y América Latina”, organizado por la Embajada de China en México, la revista China Hoy y el Senado de la República, y realizado el 18 de septiembre; y el conversatorio “Perspectivas de desarrollo para la relación México-Asia Pacífico”, que se llevó a cabo el pasado 21 de agosto.

No solo eso. Además de estos actos, ha habido encuentros directos con los embajadores chinos, tanto con el saliente Qiu Xiaoqi (2013-2019) como con el entrante Zhu Qingqiao.

“El exembajador Qiu Xiaoqi dejó muchos buenos recuerdos, muchas amistades y la impresión de que trabajó con ahínco por desarrollar la relación entre los dos países. Y el embajador Zhu Qingqiao está empezando muy bien; es un hombre absolutamente comprometido con el proyecto de China y conocedor a fondo del sistema político de su país. Veo con los mejores augurios su presencia en México”.

Próximamente el senador visitará China por invitación del embajador Zhu Qingqiao. Explica que será un pequeño grupo de trabajo conformado por senadores y senadoras, que buscarán fortalecer la relación política entre ambos países. La idea es que en años posteriores sean cada vez más numerosos los legisladores que trabajen en este proyecto.

Después de reflexionar un poco, Vasconcelos, consciente de la relevancia de la cultura china en el mundo, cuestiona el desproporcionado eurocentrismo con el que se han conducido algunas sociedades en los últimos tiempos.

“En Occidente tenemos la miopía de creer que solo los occidentales hemos sido importantes. Hay que asomarse a la historia para apreciar que, en determinados momentos de la historia, China ha sido la potencia y la cultura más importantes del orbe”, finaliza.