ENTREVISTA: Similitudes entre China y América Latina posibilitan éxito de plataformas virtuales de movilidad en la región, afirma directivo de DiDi

Por César Mariño y Gao Chunyu

CARTAGENA, Colombia, 6 sep (Xinhua) — Similitudes entre ciudades populosas de América Latina y algunas de China han permitido la aceptación del esquema utilizado por la plataforma virtual de movilidad DiDi en la región, afirmó el directivo de la empresa china, Tony Qiu.

El director de operaciones de Negocios Internacionales de DiDi conversó con Xinhua en el marco del Congreso Internacional de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, ANDICOM, que se efectúa del 4 al 6 de septiembre en la ciudad colombiana de Cartagena de Indias.

China es el invitado de honor este año en la cita, donde despliega sus novedades en la materia en el pabellón central instalado en la ciudad del Caribe colombiano.

Qiu ofreció en este marco una conferencia magistral para dar a conocer los detalles e importancia de la movilidad inteligente en el mundo.

Respecto a la participación de DiDi en la cita tecnológica, expuso que la plataforma busca ampliar su expansión en el mercado latinoamericano, con miras a mejorar las muchas veces caóticas condiciones del tránsito vehicular.

El directivo de DiDi reconoció el éxito que esta plataforma ha tenido en el mercado en sus 7 años de funcionamiento, así como su exponencial crecimiento en América Latina.

“En América Latina tenemos presencia en más de 1.000 ciudades (la mayoría brasileñas) y cada mes ofrecemos servicio a unos 18 millones de usuarios registrados”, dijo Qiu.

Mencionó que cuentan además con unos 1.500 empleados en la región, que en su mayoría son locales.

“A principios de 2018, nuestros negocios entraron en Brasil y compramos la empresa local 99. Unos meses después nos metimos en México, y este año en Colombia y Chile”, compartió.

“Creemos que América Latina es un mercado muy potencial. En esta zona hay unos 650 millones de personas de población y con un ritmo de desarrollo relativamente alto”, mencionó el entrevistado.

Expuso que el mercado latinoamericano tiene muchas similitudes con el chino, por ejemplo, la población de las ciudad de Beijing y Sao Paulo, ambas superiores a los 20 millones de personas.

Consideró que muchas ciudades de China y de América Latina se enfrentan a los mismos problemas sociales, como el tránsito y la brecha existente de los salarios.

“No todos los ciudadanos son capaces de comprar su propio coche. Por eso, unos productos que sirven bien en China podrían dar buen fruto en esta región”, agregó.

Algunas diferencias existentes entre ambos mercados han implicado sin embargo que la plataforma enfrente retos en los que la empresa ya trabaja para superar.

El entrevistado enfatizó al respecto que el problema de la seguridad es un gran desafío.

“Para reducir en gran medida el robo a los taxistas y el abuso a las usuarias, necesitamos invertir mucho en geo-localización, para garantizar la seguridad de cualquier grupo de la población”, precisó Qiu.

Con este fin, la plataforma cuenta con un “software” de reconocimiento facial aplicado junto a otras exigencias en los procesos de registro de los conductores asociados.

“Cualquier viaje es vigilado por nuestro sistema, y si se desvía demasiado o dura varias horas sin terminar u ocurre algo emergente, el grupo de seguridad llama a la policía. Ese grupo trabaja 24 horas de siete días de cada semana”, agregó Qiu.

A las medidas para garantizar el bienestar, tanto de operadores como de usuarios, se suman otros aspectos relevantes.

Entre estos aspectos está el uso de una tecnología a nivel global basada en la experiencia de más de 10.000 millones de viajes operados anualmente en China, así como su implementación en otras regiones del mundo.

El representante de la plataforma virtual de movilidad expuso que no solo trasladan hacia América Latina los productos que marchan bien en China, sino que también consideran las demandas de los latinoamericanos, “y procuramos investigar y estudiar los servicios más convenientes”.

Las operaciones de DiDi no se limitan al servicio de conductores tipo taxi, sino que abarcan modalidades como alquiler de bicicletas, comida a domicilio o renta de un conductor elegido, que se suman a la oferta de la plataforma y que llegarán de forma paulatina a América Latina.

Para DiDi ha sido un objetivo clave establecer relaciones cooperativas con los gobiernos de los países donde se ha establecido y con los sectores afines a la movilidad de las ciudades, según explicó el directivo.

“Antes de entrar en un nuevo país hacemos mucha investigación. En general, los gobiernos de países latinoamericanos nos dan apoyo, porque tenemos el mismo objetivo con ellos”, dijo.

“Que cada día más pasajeros disfruten de nuestro servicio, que los conductores aumenten su ingreso y que las comunidades locales se beneficien con condiciones de tráfico mejoradas”, explicó el entrevistado.