Alumnos de escuela china en Uruguay visitan Beijing y celebran la “increíble” experiencia

BEIJING, 15 ago (Xinhua) — En el humilde barrio de Casavalle de Montevideo hay una escuela pública, la 319, que lleva el nombre de “República Popular China”. Además del programa oficial, los alumnos estudian mandarín y la cultura del país asiático, y desde el año pasado, una delegación tiene la ocasión de visitar Beijing. En 2019 han sido cinco los alumnos elegidos, que celebran esta “increíble y muy hermosa experiencia”.

“En nuestro país hay una larga tradición de ponerle a las escuelas públicas el nombre de las nacionalidades del mundo. Esta escuela fue bautizada “República Popular China” en 2004 por las relaciones de amistad que tienen Uruguay y China”, explica Marcela Olano, secretaria del Ministerio de Educación y Cultura del país suramericano. La idea se le había ocurrido a la profesora Luján Melo cinco años antes. “Todos estuvimos de acuerdo” recuerda.

Desde que la escuela cambió de nombre han llegado muchas esperanzas, la esperanza de una nueva escuela y la esperanza de un futuro mejor para los estudiantes, destacó el embajador de Uruguay en China, Fernando Lugris.

“Uruguay está muy agradecido a China por los 31 años de relaciones diplomáticas, donde se incrementaron el comercio y las donaciones. Uruguay tiene muchas fortalezas, pero también tiene unas áreas en las que nuestras sociedades tienen más necesidades. En especial, las familias carenciadas, que esperan un futuro mejor”, comentó Lugris.

Con la ayuda del gobierno chino, se han logrado resultados muy buenos con los alumnos de esta escuela. Los primeros cinco niños que vinieron a Beijing el año pasado ya están en secundaria con cursos de mandarín. “Están con otra mentalidad porque les abren los horizontes”, afirmó Melo.

La profesora enseña cultura china a todos los cursos. Esta experiencia de venir a China, a ver personalmente lo que enseñaba en el aula le conmovió mucho. “Traer a niños uruguayos a China es algo impensable porque es un viaje lejanísimo, es una experiencia grandiosa”, recordó.

La maestra explicó que los alumnos del barrio de Casavalle tienen muy escasos recursos, así que apuestan por la educación. “Tienen que estudiar, tienen que progresar a través del estudio, es la única manera de poder salir un poco de la pobreza”, agregó.

En la escuela ondean las banderas de China y Uruguay. “En cada acto patriótico y cultural suena el himno de China tras el de Uruguay, y en octubre hacemos un festejo por el nacimiento de la República Popular China”, avanzó la profesora.

“La verdad de que estudiantes uruguayos puedan venir a China es muy impresionante, y cada vez más eligen China como destino para estudiar”, destacó Olano.

El gobierno chino ha financiado una nueva escuela en barrio con nueve aulas para 250 niños y que contará con un Aula Confucio destinada especialmente al aprendizaje del chino mandarín, reveló la secretaria.

“La venida de los niños uruguayos por segundo año consecutivo es una forma de agradecerle a China su generosidad, su solidaridad, y también para demostrarle a ese barrio que viene un futuro mejor, que gracias a la cooperación de China, el barrio va a estar mucho mejor, que cuando los niños vayan a la nueva escuela, van a tener más oportunidades”, agregó Lugris.