Estudio argumenta que meseta de Qinghai-Tíbet era tierra baja y cálida hace 26 millones de años

BEIJING, 13 ago (Xinhua) — El interior de la meseta de Qinghai-Tíbet, en el suroeste de China, era una tierra baja templada y húmeda alimentada por el aire cálido del Océano Índico hace 26 millones de años, según un estudio publicado recientemente en la revista Chinese Science Bulletin.

Una investigación del Instituto de Paleontología de Vertebrados y Paleoantropología y el Jardín Botánico Tropical de Xishuangbanna, adscrito a la Academia de Ciencias de China, encontró diversos fósiles de animales y plantas en la Región Autónoma del Tíbet e identificó las transiciones del ecosistema de la meseta de Qinghai-Tíbet a principios del Mioceno, hace unos 23 millones de años.

 Tras estudiar numerosos fósiles bien conservados, los investigadores han descubierto que los peces de finales del Oligoceno (hace de 34 a 23 millones de años) vivían en zonas cálidas de baja altitud, completamente diferentes de los peces de la meseta actual.

 Más de 50 tipos de fósiles de plantas demostraron que estas vivían en zonas tropicales y subtropicales de baja altitud de la meseta a finales del mismo período.

 La evidencia geológica muestra que la parte central de la meseta se elevó a una altura de casi 3 mil metros a principios del Mioceno. El ecosistema terrestre pasó de un clima tropical y subtropical a uno templado. Más adelante, en el Plioceno (hace entre cinco y tres millones de años), aparecieron mamíferos más adaptados al frío, de acuerdo con el estudio.

 El ecosistema actual de la meseta de Qinghai-Tíbet consta de animales y plantas adaptados al ambiente helado alpino de la llamada criosfera.

Comments are closed.