Gobierno central condena ataques con bombas de gasolina de amotinados a policía en Hong Kong

BEIJING, 12 ago (Xinhua) — El portavoz de la Oficina de Asuntos de Hong Kong y Macao del Consejo de Estado, Yang Guang, condenó hoy enérgicamente los actos de un número muy pequeño de amotinados en Hong Kong que el pasado domingo arrojaron bombas de gasolina a la policía e hirieron a agentes.
“Estamos extremadamente enojados y condenamos absolutamente tan atroces, imprudentes y gravemente criminales actos”, dijo Yang.
El portavoz también expresó su solidaridad con los policías heridos.
Al identificar a la policía como el pilar de la fuerza que salvaguarda la seguridad pública y el imperio de la ley en Hong Kong, Yang dijo que durante más de dos meses, los oficiales de policía de Hong Kong han cumplido sus deberes con dedicación y de acuerdo con la ley.
Ellos han mostrado profesionalismo y moderación, y han hecho contribuciones importantes en la primera línea para poner fin a la violencia y al caos, ganándose el reconocimiento y alta estima de todas las personas amantes de la paz, incluida la mayoría de los residentes en Hong Kong, declaró Yang.
Los radicales, quienes atacaron en repetidas ocasiones a oficiales de policía con objetos sumamente peligrosos, mostraron una tendencia a recurrir al terrorismo, lo que constituye un flagrante atropello al imperio de la ley y al orden en Hong Kong, una seria amenaza a la vida y seguridad de los residentes, y un grave desafío a la prosperidad y estabilidad de Hong Kong, afirmó el portavoz.
Crímenes violentos de esta índole deben ser enfrentados de acuerdo con la ley y sin piedad, remarcó.
En este sentido, el gobierno central apoya a las agencias de aplicación de la ley y judiciales de Hong Kong para que impongan la ley y lleven ante la justicia a los infractores lo más pronto posible, subrayó.
“Hong Kong se encuentra en un punto crítico. Aquí pido a todas las personas a las que interese el futuro de Hong Kong que salgan y digan no a todos los actos criminales y a todos los atacantes violentos”, dijo Yang.
En la actualidad, la tarea primordial y más apremiante de Hong Kong es detener la violencia, poner fin al caos y restablecer el orden, agregó.