AmCham: Empresas de EEUU no están yéndose de China

GUANGZHOU, 21 jun (Xinhua) — Las empresas de Estados Unidos no se están yendo de China a pesar de las tensiones comerciales, pues el mercado de consumo del país asiático es simplemente muy grande para perderlo, dijo Harley Seyedin, presidente de la regional Sur de China de la Cámara de Comercio Estadounidense (AmCham).

“No sé de una sola compañía o un solo miembro que se haya ido”, aseveró Seyedin en entrevista con Xinhua.

La economía china está creciendo a un ritmo relativamente rápido, generando demanda de consumo y oportunidades de inversión, agregó el ejecutivo.

“Tiene que estar construyendo nuevas instalaciones para seguirle el paso a la demanda, o si no pierde cuota de mercado”, explicó Seyedin, quien, no obstante, admitió que algunas firmas estadounidenses están perdiendo terreno frente a competidores europeos como resultado de las fricciones comerciales.

Un estudio realizado por la cámara mostró que en 2019 sus miembros, en su mayoría multinacionales con financiación extranjera, han incrementado sus presupuestos de reinversión en China en un promedio del 37,9 por ciento con respecto a 2018.

La reinversión originada en las ganancias no se refleja en los datos de inversión directa extranjera, lo que comprueba que las firmas del exterior confían en el crecimiento a largo plazo de la demanda de consumo en el país, sostiene Seyedin.

A medida que el mercado de consumo de China evoluciona, las empresas extranjeras que operan en el país también vienen modificando su modelo de negocios de “Hecho en China” a “Hecho para China”, añadió, destacando que alrededor del 78 por ciento de las compañías están produciendo bienes y servicios en China para el mercado local, cuando en 2003 esa proporción era de apenas el 23 por ciento.

“Eso no es algo que se pueda hacer de la noche a la mañana”, señala.

China cuenta con sofisticadas líneas de producción para productos de alta tecnología, y podría tomar años o incluso décadas establecer dichas líneas en otra parte, elabora, para luego cuestionar: “la pregunta es, ¿usted realmente va a ahorrar haciendo eso?”.

Seyedin destaca que si bien algunas compañías retrasaron grandes proyectos de inversión a causa de las incertidumbres ocasionadas por las tensiones comerciales, no dudaron en dar luz verde a planes de implementación de presupuestos más pequeños.

“La incertidumbre es enemiga de la inversión, así que la gente prefiere esperar. Pero eso no quiere decir que no vayan a invertir”, asegura.

Comments are closed.