Observatorio Económico: Desarrollo de China ofrece “oportunidades sin precedentes” para el mundo

El crecimiento constante en China ha promovido la recuperación económica mundial y el crecimiento del comercio, y ha proporcionado oportunidades sin precedentes para otros países, de acuerdo con el Buró Nacional de Estadísticas (BNE).

“En los últimos años, el crecimiento económico de China se mantuvo estable a un ritmo medio-alto para convertirse en un motor indispensable y un ancla para la recuperación económica mundial y el desarrollo sostenible”, indicó el BNE en un comunicado.

Calculado con los tipos de cambio de los años respectivos, el PIB de China representó el 14,8 por ciento de la economía mundial en 2016, frente al 12,5 por ciento en 2013.

El crecimiento anual promedio de China fue del 7,2 por ciento en 2013-2016 calculado con precios en dólares de 2010, notablemente más rápido que el 2,1 por ciento de Estados Unidos, 1,2 por ciento para la zona euro, 1,1 por ciento para Japón y 2,7 por ciento del crecimiento mundial en el mismo período.

“El crecimiento de China proporcionó un motor fuerte para el crecimiento económico mundial y contribuyó en promedio más del 30 por ciento al crecimiento mundial durante el período”, precisó la entidad.

La economía del país también fue menos volátil que sus homólogas.

Entre 2013 y 2016, la economía china fluctuó dentro de un rango de solo 1,1 puntos porcentuales, mucho menor que los rangos para los países y regiones mencionados anteriormente.

“Como la segunda economía más grande del mundo, China desempeño un papel crucial en la reducción de los riesgos de la volatilidad económica mundial con su crecimiento estable”, comentó el BNE.

Si se excluyeran las influencias positivas de China, el crecimiento anual mundial se desaceleraría en 0,6 puntos porcentuales y el rango de fluctuación podría aumentar en un 5,2 por ciento, indicó el buró.

En 2017, la economía de China se expandió un 6,9 por ciento, repuntando por primera vez en siete años y muy por encima del objetivo anual del gobierno de alrededor del 6,5 por ciento.

Dado que el Banco Mundial estimó un crecimiento mundial del 2017 en alrededor del tres por ciento, la economía de China representa un 15,3 por ciento en la economía global y contribuye a cerca del 34 por ciento del crecimiento mundial, precisó el BNE.

Al mismo tiempo, China es una “fuerza fundamental detrás del crecimiento del consumo mundial”, con alrededor de un quinto de la población mundial, agregó.

Entre 2013 y 2016, el consumo final de China contribuyó un promedio de 23,4 por ciento al crecimiento del consumo mundial, calculado en precios constantes en dólares, más del 23 por ciento de Estados Unidos, el 7,9 por ciento de la zona euro y el 2,1 por ciento de Japón.

El consumo chino se expandió a una tasa anual del 7,5 por ciento en el período, más rápido que el 2,4 por ciento para el mundo.

En los últimos años, la demanda de importaciones de China también aumentó a un ritmo acelerado y contribuyó significativamente al crecimiento del comercio internacional y promovió el reequilibrio de la economía mundial.

Los datos del Banco Mundial mostraron que el valor de los bienes y servicios importados por China representaron el 9,7 por ciento del total mundial en 2016, frente al 8,4 por ciento en 2011, ya que el país avanzó para aumentar las importaciones de otros países.

“El desarrollo de China no solo ha traído beneficios a los ciudadanos chinos, sino que también ha brindado oportunidades de desarrollo a todos los demás países”, sostuvo el buró.

La Iniciativa de la Franja y la Ruta propuesta por China obtuvo un amplio apoyo de los países involucrados, y muchos países en vías de desarrollo la obtuvieron a través de amplias consultas, contribuciones conjuntas y beneficios compartidos.

En la actualidad, la iniciativa cuenta con la participación de más de 100 países y organizaciones internacionales, y más de 80 han firmado acuerdos de cooperación con China.

Este año, China celebra el 40º aniversario de la política de reforma y apertura, que ha estado detrás del sólido crecimiento de China en las últimas cuatro décadas.

Esta semana los líderes chinos dieron a conocer nuevas medidas para ampliar la reforma y la apertura, incluida la ampliación del acceso al mercado, la creación de un entorno de inversión más atractivo, el fortalecimiento de los derechos de propiedad intelectual y la expansión de las importaciones.

(Fuente: Xinhua en Español)