Los 90 años del EPL

Formación del portaaviones de la fuerza armada naval del EPL. CFP

Su importancia para la salvaguarda de la seguridad nacional y la paz mundial

Por BING CHENG

Este 2017, el Ejército Popular de Liberación (EPL) de China cumple 90 años de una historia gloriosa. Antes de la fundación de la República Popular China, durante la lucha contra la agresión extranjera y el régimen reaccionario, el EPL ya había experimentado un proceso de crecimiento constante hasta alcanzar una fortaleza y una envergadura suficientes. Luego del establecimiento de la República Popular China, ha obtenido grandes éxitos en el camino de modernización del país, convirtiéndose en un ejército con cierto nivel de renovación, que avanza hacia la informatización y es una importante fuerza de salvaguarda de la seguridad nacional y la paz mundial.

Aumentar la calidad defensiva

En el presente siglo, a medida que el poderío nacional ha ido aumentando, las fuerzas armadas del país también se han ido fortaleciendo. El desarrollo del armamento y el aumento del presupuesto de defensa nacional son una muestra de tal evolución.

En cuanto al primer aspecto, China ha finalizado el trabajo de diseño del segundo portaaviones, y está en la etapa de instalación de equipos y otros trabajos de construcción. El “Yun-20”, avión de transporte polivalente de 200 toneladas, diseñado y fabricado por China, ha sido asignado oficialmente a la fuerza aérea, un paso clave para aumentar su capacidad de transporte estratégica. El “J-20”, caza furtivo de nueva generación, también de investigación independiente nacional, se viene desarrollando según lo planificado. Dicho avión mejorará aún más la capacidad combativa integral del ejército y contribuirá a salvaguardar la soberanía nacional, la seguridad y la integridad territorial del país. Además, las investigaciones sobre armas estratégicas mantienen su ritmo y la capacidad de defensa aérea y antimisiles ha mejorado moderadamente.

China desarrolla su armamento con un objetivo claro: la defensa nacional. En un sistema internacional en el que las naciones-estados son la mayoría, un país como China, que aún no ha logrado su reunificación nacional, se enfrenta tanto a una situación de seguridad regional cada vez más complicada como a la incesante contención estratégica de algunos países occidentales, por lo que aumentar su fuerza militar tiene objetivos claros.

Aunque es notable el aumento continuo en el presupuesto y la fuerza militar en los últimos años, la escala sigue siendo bastante pequeña. El gasto militar per cápita del Ejército Popular de Liberación es de 60.000 dólares, muy por debajo del gasto per cápita de Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia o Japón, que es de 200.000 a 300.000 dólares. Aún así, la tasa de crecimiento de 2011 a 2016 ha ido descendiendo progresivamente, de 12,7 % en 2011 a solo 7,6 % en 2016. La mayor parte de los insumos se han utilizado para mejorar las instalaciones en áreas de mayor preocupación en materia de seguridad, para reemplazar y actualizar equipos antiguos, y para mejorar la formación básica y las condiciones de trabajo y de vida de los soldados a nivel de base.

Súmese a ello que el EPL está experimentando su 11ª reducción en la historia. El ejército podría reducir sus tropas en 300.000 soldados, con el propósito de mejorar su autodefensa mediante el aumento de la calidad, en lugar de la cantidad de personal.

Por la estabilidad regional y la paz mundial

China ha persistido siempre en una política de defensa nacional defensiva. Como se ha visto a lo largo de la historia, el país ha trabajado como una fuerza clave para mantener la paz mundial, se opone al hegemonismo y no buscará jamás la hegemonía. En este sentido, el refuerzo de su poderío militar representa el fortalecimiento de las fuerzas mundiales por el mantenimiento de la paz.

En primer lugar, de los cinco Estados miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, China es el que ha enviado el mayor número de personal de mantenimiento de paz y su gasto, en este sentido, figura entre los más altos del mundo. En los últimos 10 años, ha participado en 27 operaciones humanitarias internacionales de rescate y ha ofrecido ayudas de emergencia a 24 países valoradas en 1230 millones de yuanes. Actualmente, viene acelerando la construcción de una fuerza de mantenimiento de paz de 8000 soldados.

En segundo lugar, en los últimos años el Gobierno chino ha enviado buques al Golfo de Adén y a las aguas de las costas somalíes para misiones de escolta, de conformidad con una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU. Desde diciembre de 2008, la Armada del EPL ha escoltado a más de 6000 buques, la mitad de los cuales han sido extranjeros.

En tercer lugar, China ha insistido en el control mundial de armamentos, así como en el desarme y la no proliferación de armas nucleares o químicas. Mantiene la propuesta de otorgar autoridad a la ONU y desplegar el papel de otras organizaciones internacionales y mecanismos multilaterales, consolidando el actual sistema de control multilateral de armas, el desarme y la no proliferación, sobre la base del respeto a las preocupaciones legítimas de seguridad de cada país.

China se opone al terrorismo nuclear, por lo que ha adoptado medidas eficaces para mantener un buen registro de su seguridad nuclear. Ha creado organismos tanto a nivel central como local para cumplir con las obligaciones de la Convención sobre la Prohibición del Desarrollo, la Producción, el Almacenamiento y el Empleo de Armas Químicas y sobre su Destrucción. Ha defendido siempre el desarrollo del espacio ultraterrestre de manera pacífica. Considera, además, que el espacio exterior debe estar libre de armas y se opone a cualquier tipo de carrera armamentista relacionada con el mismo.

Profundizar la cooperación militar internacional

La confianza mutua en asuntos militares es una vía efectiva para salvaguardar la seguridad nacional y mantener la estabilidad regional. China persiste en la confianza política mutua como la base de todo. Para promover la seguridad, se adhiere a los siguientes principios: la consulta sobre la base de la igualdad, el respeto mutuo de los beneficios básicos y las preocupaciones de seguridad, no hacer algo dirigido contra un tercer país, no amenazar y perjudicar la seguridad y la estabilidad de otro país, entre otros. El país también se esfuerza por enriquecer la cooperación militar, con el fin de establecer un mecanismo de confianza mutua eficaz basado en la igualdad y el beneficio mutuo.

En su esfuerzo por alcanzar una estabilidad estratégica entre grandes países, China y Estados Unidos han mantenido conversaciones sobre la no proliferación nuclear, la lucha contra el terrorismo y la cooperación militar en materia de seguridad bilateral.

Igualmente mantiene su compromiso con el diálogo y la cooperación multilaterales sobre seguridad regional. Presta atención a las negociaciones sobre cooperación en materia de defensa y seguridad nacional con los países vecinos, con quienes se han establecido mecanismos especiales, entre ellos Mongolia, Japón, Vietnam, Filipinas, Indonesia, Tailandia, Singapur, la India y Pakistán.

China está comprometida con la cooperación internacional en casos de desastres. En los últimos años, el EPL ha desempeñado un papel clave en el envío de suministros de ayuda y equipos profesionales a países necesitados, especialmente en áreas de desastre. Además de su participación activa, también mantiene contactos con países y organizaciones internacionales, con el fin de establecer un mecanismo ante desastres.

Resolver disputas de manera pacífica

Además de salvaguardar la soberanía, la seguridad y los intereses nacionales, el EPL también participa en negociaciones y diálogos a diferentes niveles con países vecinos sobre la situación en la región de Asia-Pacífico y las relaciones militares bilaterales. Está desempeñando un papel positivo ante conflictos, promoviendo la comprensión mutua y el mantenimiento de la paz y la estabilidad regionales.

El EPL salvaguarda la seguridad y la estabilidad de las zonas cercanas. China siempre ha persistido en la desnuclearización de la Península Coreana. Para mantener una península pacífica y estable, aboga por resolver los problemas a través de negociaciones, aunque se opone firmemente al despliegue del THAAD, un sistema de defensa antimisiles estadounidense en Corea del Sur, el cual minará la estabilidad regional.

China es activa en la gestión y control de los riesgos de los conflictos fronterizos. También concede gran importancia al fomento de la confianza mutua con los países vecinos, al fortalecimiento de los intercambios militares amistosos en las zonas fronterizas y a la prevención de actividades militares precarias, con el fin de mantener la paz y la estabilidad regionales.

Del 12 al 19 de septiembre de 2016, China y Rusia sostuvieron simulacros marítimos conjuntos frente a la ciudad de Zhanjiang, provincia de Guangdong, en el sureste del país. Durante un descanso, soldados de ambos ejércitos conversan sobre el uso de armas de fuego. CFP