La importancia del número 5

29 de junio de 2017. Una estación de tranvías modernos en el distrito de Longhua, ciudad de Shenzhen. CFP

“Las cinco concepciones de desarrollo” son la clave para entender el futuro de China

Por KUO LIYAN*

Aunque aprecio mucho la capacidad narrativa de Dan Brown, el autor de El código Da Vinci, no soy su fan, ya que no creo que señales sencillas puedan explicar la complicada historia del ser humano. Sin embargo, hoy quiero dar a conocer a los lectores la posible clave para resolver los problemas de China: el número 5. Los que tienen algún conocimiento sobre la cultura china pueden saber que en la bandera nacional hay cinco estrellas y que al tratar con la autoridad china, la función de poder en nuestro país se genera con “cinco cuerpos dirigentes”. Asimismo, desde hace más de 2000 años, los chinos le dan mucha importancia a la promoción y restricción mutuas entre los cinco elementos (metal, madera, agua, fuego y tierra).

¿Suena interesante? Este número también es la clave del futuro desarrollo chino: las “cinco concepciones de desarrollo”. Esta propuesta se presentó en 2015, durante la V Sesión Plenaria del XVIII Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh). Las concepciones se refieren a cinco palabras clave: innovación, coordinación, ecología, apertura y compartir, las cuales orientarán el desarrollo de China durante el XIII Plan Quinquenal (2016-2020). En vista de la complicada situación de China, es imposible aplicar medidas como la de “cortar todo de una cuchillada” (es decir, aplicar medidas sin hacer distinción alguna). Por eso, los dirigentes chinos priorizan estas cinco concepciones al momento de decidir las estrategias, a fin de que las personas mantengan una misma dirección al ponerlas en práctica.

La directriz del PCCh al tomar decisiones es que “todo debe basarse en la situación real”. Antes de elaborar el XIII Plan Quinquenal, el Comité Central del PCCh realizó amplias investigaciones para dejar en claro la realidad. La situación real refleja los siguientes tres aspectos:

Nueva normalidad

El XIII Plan Quinquenal es el primer plan de cinco años luego del ingreso de la economía china en una etapa de nueva normalidad. El crecimiento económico ha cambiado de un ritmo alto a un ritmo mediano-alto; se viene transformando de una expansión de la producción a un ajuste de acuerdo con el contexto; el modelo de desarrollo va pasando de darle importancia a la escala y velocidad a una preocupación por la mejora de la calidad; y el enfoque de la fuerza motriz del desarrollo va cambiando de un apoderamiento de recursos e inversión en los factores, como el bajo costo de mano de obra, hacia un desarrollo impulsado por la innovación. Estos cambios son reales o, como dice el Gobierno chino, son independientes de la “voluntad del ser humano”.

Nuevos problemas

Durante el XIII Plan Quinquenal, el desarrollo económico y social chino no solo enfrenta nuevas oportunidades, sino también nuevos retos y contradicciones. Algunas empresas llevaban un buen desarrollo y ahora afrontan una producción estancada y costos más elevados, por lo cual urge la “innovación”. Algunas personas se enriquecen y otras se quedan rezagadas, para lo cual se necesita de una “coordinación”. En tantos años de desarrollo, sufrimos el gasto de recursos y el perjuicio del medio ambiente, lo cual demanda ahora una preocupación por la “ecología”. En otras épocas el desarrollo se beneficiaba de la apertura; ahora, China confía cada vez más en que el avance necesita apertura y debe promover aún más la “apertura”. A medida que se alcancen más logros conseguidos por el desarrollo, China debe aprender a coordinar la acumulación y repartir de forma justa, respetando el principio de imparcialidad, lo cual requiere una atención al “compartir”.

Nuevos requerimientos

El XVIII Congreso Nacional del Partido Comunista de China fijó la meta para 2020 –el último año del XIII Plan Quinquenal– de la construcción integral de una sociedad modestamente acomodada. Estamos conscientes de que en este periodo existen muchos puntos débiles en la sociedad china, como, por ejemplo, la cantidad de personas que viven debajo del nivel de pobreza. El secretario general del PCCh, Xi Jinping, ha expresado que no permitirá que se declare la terminación de la construcción integral de la sociedad modestamente acomodada si todavía hay decenas de millones de habitantes viviendo debajo del nivel de pobreza. También existen puntos débiles en materia de protección ambiental y de garantía de la vida del pueblo. Por lo tanto, durante el XIII Plan Quinquenal, China debe buscar elevar el grado de coordinación y de equilibrio del desarrollo, a fin de fortalecer los puntos débiles. Siempre y cuando los puntos débiles estén bien complementados, la sociedad modestamente acomodada será integral.

Objetivos definitivos

Las “cinco concepciones de desarrollo”, propuesta con base en la situación real arriba mencionada, conllevan claras indicaciones:

La innovación juega el papel de núcleo y primera fuerza motriz que dirige el desarrollo. Se deben impulsar innovaciones en teoría, sistema y ciencia y tecnología, así como en cultura.

Un sano desarrollo demanda coordinación y trato adecuado de las relaciones importantes, así como el fomento de la integridad en el proceso de desarrollo. Aquí la “coordinación” se concentra en el desarrollo coordinado entre zonas urbanas y rurales, en la promoción del desarrollo coordinado económico y social, así como del desarrollo simultáneo entre industrialización, informatización, urbanización de nuevo tipo y modernización de agricultura. Al mismo tiempo, eleva el “poder duro y blando” del Estado.

Lo “ecológico” es el requisito imprescindible para el desarrollo sostenible y refleja la aspiración del pueblo chino hacia una vida preciosa. Abarca ahorro de recursos, protección ambiental, formación de una nueva estructura armoniosa entre el ser humano y la naturaleza. China se esforzará para mantener la seguridad ecológica del mundo.

La “apertura” es el camino que debe tomar el desarrollo próspero. En correspondencia con esta nueva época en la que se debe mantener una relación cada día más estrecha con el mundo, China impulsa la materialización del beneficio mutuo y la ganancia compartida. Los empeños de China tienen en cuenta las estrategias de cumplir la coordinación entre demanda interior y exterior, equilibrar las exportaciones e importaciones, proyectarse al exterior y expandirse al interior, introducir capital y tecnología simultáneamente, con el fin de desarrollar la economía de apertura al nivel más alto.

El “compartir” es la demanda radical del desarrollo social. El PCCh propone que el desarrollo es para el pueblo, el desarrollo se apoya del pueblo y los frutos del desarrollo deben ser compartidos con el pueblo. Estas políticas deben ser reflejadas en los sistemas y dejar al pueblo disfrutar más de su construcción y desarrollo.

Aunando esfuerzos

Las “cinco concepciones de desarrollo” tienen un significado importante tanto para China como para el mundo.

Después de echar una mirada a la economía mundial desde 2008, descubrimos que, fundamentalmente, a la economía mundial le falta una nueva fuerza, le urge innovación. Ante el desorden de la política y economía internacional, el mal funcionamiento del mecanismo administrativo global y el interés que cada país tiene por sí mismo, se requiere coordinación. Tras entrar en la industrialización, la capacidad productiva avanza en manera veloz, pero el medio ambiente va empeorando, los recursos se agotan y no están bien distribuidos, por lo que se necesita lo ecológico (protección ambiental). La globalización afronta dificultades, y las finanzas y comercios multilaterales están estancados, lo que demanda apertura. En el mundo unos disfrutan de una mejor vida, mientras otros todavía sufren de hambre, enfermedades, temor e ignorancia; por esto, las personas deben compartir los frutos del desarrollo.

Hay una razón por la cual el presidente chino, Xi Jinping, inició su discurso en la inauguración del Foro Económico Mundial 2017 con las palabras del famoso escritor británico Charles Dickens: “Era el mejor de los tiempos y era el peor de los tiempos”. En el foro, Xi propuso que el ser humano debe persistir en lograr un desarrollo impulsado por la innovación a fin de forjar un modo de crecimiento auténtico; persistir en coactuar sinérgicamente a fin de crear un modo de cooperación de apertura y ganancia compartida; persistir en progresar al compás del tiempo a fin de establecer un modo de administración razonable; persistir en mantener la justicia e inclusión a fin de obtener un modo de desarrollo con beneficios de alcance general. Estos modos están relacionados estrechamente con las “cinco concepciones de desarrollo”. China está consciente de que nuestras circunstancias se diferencian de otros países y el PCCh se ha opuesto siempre a copiar mecánicamente las experiencias de otros y a imponer nuestra línea de pensamiento sobre los demás.

China tiene algo en común y diferente a otros países. Es como nuestra mano. Cada mano lleva cinco dedos, pero cada dedo es distinto. Cerrar los cinco dedos puede formar un puño fuerte, extenderlos puede servir para tocar el piano. Precisamente, eso coincide con la situación de que las “cinco concepciones de desarrollo” se aplique en la sociedad económica china y mundial.

*Kou Liyan es investigador adjunto del Centro Chino de Estudios Contemporáneos del Mundo.

10 de julio de 2017. Cosecha de pitahaya en una granja agrícola familiar del distrito de Changxing, provincia de Zhejiang. CFP

30 de junio de 2017. Empleados de Offshore Oil Engineering Co., Ltd. (Qingdao) pasan frente a un módulo marítimo de refinamiento de petróleo. CFP