Dos décadas exitosas en Hong Kong

29 de junio de 2014. Los hongkoneses visitan la exhibición de helicópteros en el Cuartel de Shek Kong en su día abierto al público. Cnsphoto

El principio de “Un país, dos sistemas” ha tenido un rol clave en la prosperidad de la región

Por QI PENGFEI*

Desde su regreso a la República Popular China en 1997, Hong Kong –centro financiero internacional, puerto libre y principal zona franca del mundo– ha mantenido una ventaja regional como “ventana, puente y vía” de la parte continental de China hacia el mundo occidental.

En estos últimos 20 años, a pesar de haber sufrido desafíos como la crisis financiera asiática de 1997, el brote de SRAG (SARS, en inglés) en 2003 y la crisis financiera mundial de 2008, el gobierno de Hong Kong y sus 7 millones de habitantes han ido de la mano con el Gobierno Central y la parte continental de China por un nuevo camino de prosperidad y estabilidad bajo el principio de “un país, dos sistemas”.

Ventajas únicas

Como han señalado los tres jefes ejecutivos que ha tenido Hong Kong, Tung Chee-hwa (1997-2005), Donald Tsang (2005-2012) y Leung Chun-ying (desde 2012), uno de los principales motivos por los que la región ha logrado un desarrollo exitoso desde su reunificación con Beijing tiene que ver con el “buen aprovechamiento de los factores de la parte continental de China”.

En 2002, en el marco del quinto aniversario del regreso a China y durante su informe al término de su primer periodo de gestión, el entonces jefe ejecutivo de Hong Kong, Tung Chee-hwa, se refirió a las ventajas particulares que posee la región.

En ese momento, Tung Chee-hwa dijo: “Bajo el principio de ‘un país, dos sistemas’, Hong Kong (1) mantiene una sociedad legal con gran libertad y pluralidad, (2) ejerce un maduro sistema económico de mercado y cuenta con una infraestructura de primer nivel mundial, (3) es dirigido por un gobierno honesto, con funcionarios altamente calificados y dedicados, (4) tiene un sistema fiscal simple y una baja tasa de impuestos, (5) cuenta con seguridad y buen orden social, y (6) es respaldado por un amplio mercado de rápido crecimiento”.

Si se echa una mirada al resto de Asia, solamente Hong Kong dispone de las ventajas mencionadas, y todas sus industrias han acordado que el futuro desarrollo de la región “tiene que respaldar a la parte continental de China, con una perspectiva internacional”, para así convertir a Hong Kong en una metrópolis de buen servicio a nivel mundial.

Cuando fue elegido como jefe ejecutivo, tras la cuarta convocatoria a elecciones en Hong Kong, Leung Chun-ying sostuvo en reiteradas ocasiones que las ventajas del principio de “un país, dos sistemas” habían contribuido al éxito económico de la región y manifestó que esta debería seguir explotando sus ventajas de acuerdo con las demandas de la parte continental para lograr mayores oportunidades.

El actual gobierno de Hong Kong también está examinando y llevando a cabo medidas correspondientes en cuanto a la integración de la región con el desarrollo de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, el despliegue de sus ventajas y la búsqueda de oportunidades de beneficio mutuo con China continental. Leung Chun-ying ha asegurado que el gobierno local tendrá una participación activa en la Franja y la Ruta, y que debido a la alta complementariedad entre Hong Kong y los países a lo largo de la iniciativa, hay un potencial enorme para el desarrollo coordinado conjunto. Tanto en las industrias pilares de Hong Kong –finanzas, logística comercial, servicios y turismo– como en las industrias emergentes es posible colaborar teniendo en cuenta las estrategias de “salir al exterior” y de “ir al interior”.

Apoyo a toda máquina

Así como China continental ha sido siempre el mayor socio comercial de Hong Kong, la región administrativa especial también se ha desempeñado como un socio imprescindible para la parte continental desde su regreso en 1997.

El Gobierno Central y la parte continental de China apoyan el intercambio y la cooperación con Hong Kong en muchos sectores. Las dos partes han cooperado en coordinación de control aéreo, infraestructura, etc., mientras que la parte continental, entre otras medidas, ha implementado impuestos aduaneros bajos, incluso del 0 % en algunos casos. Gracias a esta relación, los obstáculos entre ambos lados poco a poco se han ido eliminando. Para finales de septiembre de 2016, el número de turistas provenientes de la parte continental que viajaron a Hong Kong por motivos privados superó los 200 millones.

Al mismo tiempo, el Gobierno Central y la parte continental de China realizan los mayores esfuerzos para que Hong Kong se consolide y mejore su competencia como “centro financiero internacional”, “centro comercial internacional” y “centro de transporte fluvial internacional”. Asimismo, apoyan las operaciones financieras en yuanes (RMB) y las emisiones de bonos en yuanes en la región administrativa especial. De hecho, Hong Kong es en la actualidad el mayor centro extraterritorial en yuanes del mundo.

El Gobierno Central también respalda la cooperación entre Hong Kong y las diferentes provincias de la parte continental de China, especialmente Guangdong, al permitir la creación de instituciones como la Conferencia Conjunta de Cooperación Hong Kong-Guangdong. De este modo, se hace hincapié en las áreas importantes de colaboración, estableciendo plataformas como el nuevo distrito de Hengqin en la ciudad de Zhuhai, con el fin de fomentar la construcción de metrópolis de orden mundial, una base de avanzadas industrias manufactureras y un sector de servicios ejemplar.

Cabe destacar que cuando ocurrieron las tres crisis –la crisis financiera asiática de 1997, el brote de SRAG en 2003 y la crisis financiera mundial de 2008–, el Gobierno Central y la parte continental de China respaldaron a Hong Kong, ayudándole a estabilizar la tasa de cambio y las finanzas, y promoviendo el desarrollo económico por medio del establecimiento de un intercambio comercial bilateral más intenso y un ambiente más favorable para la inversión.

Durante los últimos 20 años, “los factores de la parte continental”, como soporte y garantías, han jugado un papel de suma importancia para el desarrollo económico de Hong Kong.

“Desde el 1 de julio de 1997, el futuro de Hong Kong quedó firmemente en las manos de los compatriotas hongkoneses, y su destino, estrechamente vinculado con el de su patria”, ha manifestado el presidente chino, Xi Jinping.

Es importante rescatar que, en los últimos dos decenios, el Gobierno Central ha considerado “la prosperidad y estabilidad permanente” de la región administrativa especial como un componente fundamental para la estrategia general nacional.

Reconocimiento internacional

Bajo el principio de “un país, dos sistemas”, el “nuevo Hong Kong” ha tenido un éxito notorio: (1) la economía ha mantenido un desarrollo estable y un crecimiento en general, (2) la tasa de desempleo se ha reducido, (3) la posición como centro internacional financiero, comercial y de transporte fluvial se ha mantenido y elevado, (4) es un importante centro bancario internacional, el sexto mayor mercado de valores y el quinto mayor mercado de divisas, y (5) ocupa los primeros puestos en varios rankings como centro financiero internacional.

Mientras sigue desarrollando sus industrias tradicionalmente competitivas, Hong Kong viene trabajando en forjar y desarrollar industrias culturales, creativas, innovadoras, científicas y tecnológicas, de protección medio ambiental, entre otras.

El ambiente de negocios del “nuevo Hong Kong” se ha manteniendo en buenas circunstancias, lo que ha sido comprobado por importantes instituciones mundiales. En el ranking de ambiente de negocios realizado por el Banco Mundial, del cual forman parte 185 economías, Hong Kong ha ocupado los primeros puestos en los últimos años. El Informe Anual sobre Competitividad Mundial de 2016 y 2017, emitido por el Instituto Internacional de Administración de Desarrollo con sede en Lausana (Suiza), ha situado a la región en el primer puesto en los últimos dos años. Finalmente, la Heritage Foundation, durante 22 años consecutivos, ha calificado a Hong Kong como la economía más libre del planeta.

El éxito que ha alcanzado Hong Kong en los últimos 20 años también ha conseguido el reconocimiento de individuos y medios que anteriormente se habían mostrado escépticos ante un futuro en manos de China. Antes de la reunificación, la revista estadounidense Fortune publicó un artículo titulado The Death of Hong Kong (La muerte de Hong Kong), que presagiaba el fallecimiento de la ciudad como eje internacional comercial y financiero. Sin embargo, diez años después del regreso a China, dicha revista se tuvo que retractar y publicó otro texto titulado Oops! Hong Kong is hardly dead (¡Oops! Hong Kong a duras penas está muerto). Incluso, el Ministerio de Relaciones Exteriores del Reino Unido sostuvo que tomaba con seriedad el compromiso pactado en la Declaración Conjunta Sino-Británica y consideró que el principio de ‘un país, dos sistemas’ era la mejor medida para la estabilidad y prosperidad de Hong Kong.

*Qi Pengfei es vicepresidente de la Asociación de Estudios de Hong Kong y Macao de China.

 La revista estadounidense National Geographic seleccionó a Victoria Harbour como uno de los 50 sitios de interés que debemos visitar en la vida. Cnsphoto 

Puente Hong Kong-Zhuhai-Macao. Cuando se complete, se acortarán los viajes entre dichas ciudades de tres horas por vía terrestre y una hora por vía fluvial, a 20 o 30 minutos.

Comments are closed.